viernes, 10 de abril de 2009

Terry Pratchett - ¡Guardias! ¿Guardias?

Dos semanas seguidas comentando libros de Mundodisco, en ésta ocasión se trata de ¡Guardias!, ¿Guardias? . Una peculiar novela que inaugura una subcolección dentro de Mundodisco: la de los guardias de Ankh-Morpork. Aquí tenéis mi opinión sobre el libro:



Historia: Esta novela está dedicada a todos esos personajes que aparecen en las novelas de fantasía alrededor del tercer capítulo, cuya única misión en la vida es atacar al héroe de turno y morir: los miembros (con perdón de la expresión) de la Guardia de la Ciudad. En el Mundodisco, el cuerpo policial más zarrapastroso es el Turno de Noche de la Guardia de Ankh-Morpork, formado por un capitán alcohólico, un sargento gordinflón y vago y un cabo que necesita papeles para demostrar que es humano. Pero todo cambia cuando llega de las montañas un hombre llamado Zanahoria, criado entre enanos, que se sabe las leyes de Ankh al dedillo y tiene ganas de aplicarlas. Lo primero que hace después de ingresar en la Guardia ¡es arrestar por ladrón al ilustre jefe del Gremio de Ladrones!

Y si la bulliciosa ciudad de Ankh-Morpork no tenía bastante con que los guardias salieran de los bares, una misteriosa sociedad secreta está tramando algo y un enorme dragón está causando estragos en la ciudad.

Una novela fantástica, ideal para pervertir almas puras con el vicio del Mundodisco. Con sectas, guardias, leyes, alcohol, dragoncitos de pantano, un dragón de los serios y muchas risas.


La trama gira en torno a éstos nobles caballeros que se sacrifican por el bien de su ciudad: los guardias, concretamente los guardias de noche de una ciudad como Ankh-Morpork.

Su misión: mantener las calles limpias de delincuentes (por lo menos de delincuentes que no tengan sus papeles en regla, que hay mucho intrusismo laboral), y de paso, beber y vivir lo mas decentemente posible.

Lo malo es que llega un nuevo miembro y lo cambia todo: quiere hacer cumplir las leyes!

En fin, que los guardias intentan reformar un poco su institución a la vez que tratan de descubrir qué leches pasa con un dragón que últimamente tiene por costumbre atacar la ciudad (o eso dicen).

Personajes: De nuevo unos cuantos personajes curiosos (sobretodo los guardias) que nos conducirán a lo largo de la novela (y sí, sale la Muerte):

El bibliotecario: El simio que se ocupa de los libros de la Universidad de magos aparece en éste libro para ayudar a los guardias en sus investigaciones. Tan genial como siempre.

Colon, Frederick: Sargento de la Guardia Nocturna de Ankh-Morpork. Tiene un matrimonio que funciona perfectamente, sobretodo porque uno trabaja de día y el otro de noche, y casi no se han visto en 30 años- Es un hombre orondo y que está contento con el puesto que le ha tocado.

El Dragón:
Un cacho de bicho que se dedica a matar a la gente por motivos que sólo el conoce (y nosotros conoceremos durante el libro).

Nobby: Cabo de la Guardia nocturna; es feo a matar y huele mal. Además es bajito y sin corpulencia alguna. Es cínico y oportunista (durante su época de soldado los generales preveían el resultado de una batalla según el atuendo del ejército que llebara Nobby). Curiosamente se lleva bastante bien con todo el mundo.

Lady Ramkin, Sibyl Deirdre Olgivanna: Una mujer corpulenta y bonachona que desciende de una familia de las de rancio abolengo. Su afición por los dragoncillos de pantano la ha dejado calva y ligeramente chamuscada.

Vimes, Samuel: Capitán de la Guardia Nocturna. Es un borracho empedernido que no soporta prácticamente nada (ni a sí mismo). Hasta que empieza la novela es un hombre con muy mala suerte, pero a medida que crece su interés por el caso del dragón, parece que la cosa mejora, aunque sea sólo un poco.

Zanahoria Fundidordehierroson: Un joven inocente y de buena voluntad que se hace guardia. La cosa es que igual no debería haber elegido ésta profesión, pero una vez elegida, hace lo que buenamente puede para hacerla bien. Es grande y musculoso, lo que le hace destacar mucho. Le criaron los enanos, y tiene su misma mentalidad.

Opinión personal: Con éste libro me pasó una cosa curiosa: lo leí justo detrás del de la Muerte, y por ello me pareció mas flojo de lo que en realidad es (y se mantiene en mi mente).

La historia es flojilla tirando a mala, con algunos trozos en los que no te enteras demasiado de lo que está pasando (cosas de Pratchett cuando se suelta, que mezcla cosas con absurdos imposibles y lo flipas en colores). Pero aún así se deja leer.

Lo bueno de ésta novela recae en la guardia: un cuerpo que en principio debería defender a los ciudadanos de los ladrones, pero que en realidad sólo se preocupan porque éstos cumplan sus cuotas (y no se pasen). Están muy mal vistos, porque la gente cree que su trabajo lo hacen los mismos gremios de delincuentes y con mayor efectividad.

Por si fuera poco, los cuatro miembros del cuerpo son peculiares cuanto menos. Y todavía no me explico cómo se ven envueltos en el caso del Dragón (mas que nada por su predisposición a la vagancia). Pero en fin, que empiezan a investigar al mas puro estilo detective hasta que parecen dar con la solución.

Se trata de un libro con sus ratos divertidos, pero que en general no consigue llenar y que es bastante mas irregular que las últimas novelas que he leído de Pratchett. Eso sí, tiene uno de los mejores momentos que he tenido el placer de leer: una probabilidad entre un millón (y los que lo hayáis leído sabréis a qué me refiero).

En fin, un libro con todo lo bueno y todo lo malo que tiene Pratchett; y que a mí, personalmente me parece del montón (me gusta mucho mas cuando se contiene un poco). Eso sí, si os gustó el primer libro de Mundodisco, estoy seguro que éste os encantará.

Valoración Personal: 6.
Nota en Amazon: 9,46.
Publicar un comentario