miércoles, 13 de enero de 2010

Clásicos - Starcraft

Con la inminente (o no) salida de su segunda parte, me decidí a bajarme de mi casa (que lo tengo original) el Starcraft y su expansión, con la idea de echarles un vicio a las campañas y tragarme otra vez la historia, así la tenía reciente de cara a la segunda parte.

Al juego se le nota trasnochado de verdad, de hecho, Rasetsu lo vio puesto y me dijo que algunas de las cosas que había en pantalla las hacía ella para las pieles del winamp (pa que veais).

Ya le ha costado arrancar con la correcta configuración de colores (está preparado para windows 98), y las escenas de video se notan cutrillas (con lo que me molaban en su momento). Por lo demás tenemos al juego en sí, que es exactamente igual de equilibrado y jodidamente difícil como recordaba.

Os pondré mis opiniones en función de las campañas; empecemos pues con lo Terran.

Starcraft - Terran

Son diez misiones que van subiendo la dificultad de una forma demencial (la última me ha costado Dios y ayuda), con una trama de traiciones y conspiraciones que no recordaba demasiado. Se supone que los humanos se pegan entre sí y con los Protoss, pero para ganar la guerra se inventan a los Zerg: una raza alien de la que nadie sospechará y que controlan mediante transmisores psíquicos.

Durante la guerra llevaremos a un buen montón de soldados (Marines, Lanzallamas, los Ghost, Goliat, Tanques, unos veículos rápidos, naves ultrarápidas, otras para putear y los acorazados). Cada uno con una potencia de fuego y habilidades propias que les hacen mejores para una cosa o para otra, y que convinándolos bien es como ganaremos las batallas (marines en búnkers rodeados de torretas antiaereas).

Y es que tendremos los recursos justos para hacer frente a lo que se nos viene encima.

El doblaje de ésta parte es pésimo, casi que hubiese preferido pillarme la versión inglesa del repelús que da en según qué momentos.

A remarcar la misión en la que tendremos que aguantar 30 minutos las ofensivas Zerg, probablmente la misión mas divertida de la campaña. Y es que los Terran parecen hechos para defenderse en sus búnkers dejando tanques plantados al lado.

Starcraft - Zerg

De nuevo tenemos otras diez misiones para una nueva campaña. En ésta empezaremos protegiendo a Kerrigan, que está en modo crisálida y es la nueva criatura de la mente enjambre. Una vez despierta, nos dedicaremos a cazar Portoss, que tampoco está nada mal.

Mola porque veremos algo de cómo funcionan los Zerg (tema mente enjambre y su creación después de los Protoss por una misteriosa cuarta raza de la que no se sabe nada)., en una trama mas divertida que la de los Terran.

Se juega distinto que con los Terran, un ejército mucho mas orgánico que el Terran, avanzando mientras vamos absorviendo el terreno con nuestro ejército.

El doblaje sube inexplicablemente el nivel resepcto al de los Terran, y es que hasta las voces Terran lo hacen mejor (leen los signos de puntuación!).

Las tropas me parecen mas versátiles (y rápidas de construir), entre los zerlings, los hidraliscos, mutaliscos, enterrarlos en el suelo, tropas voladoras antiterrestres, antiaéreas, detectores moviles, etc... Es facilísimo hacer un ejército versátil con poco coste, lo que mola para lanzar varias oleadas sin dejar que el contrario respire. Vamos, que si decíamos con los terran que eran defensivos, éstos mas agresivos no pueden ser.

La misión que mas me ha gustado es la última, jugada lentamente avanzando y tomando el territorio con tus plantas XD.

Starcraft - Protoss

Otras diez misiones, pero ahora con la primera raza creada por los misteriosos que ni salen. Éstos se aliarán con una facción humana con tal de intentar sobrevivir. Las rencillas entre protoss recuerdan bastante a las que había entre Terrans.

Es la raza individualmente mas poderosa (sin duda), pero mas cara de construir y lenta en avanzar. Con las torretas antitodo nos defenderemos bastante bien (si tenemos las suficientes) y las bolas de luz da gusto verlas destruir.

El único problema que le veo es defenderse mientras establecemos la base, porque una vez tenemos suficientes recursos, es lanzar a un ejército mas o menos bien convinado y se lo llevan todo por delante.

Es una campaña con tintes mas desesperados que las otras dos, con la idea de un último asalto prácticamente durante todas las misiones.

De misión destaco la última (rodeando con bases a los zerg, hasta que te lanzas desde todas direcciones con cantidades ingentes de tropas), con una escena de vídeo antigua de cojones pero que da el pego bastante bien.

La trama queda mas o menos cerrado en cuanto al tema de la supermente, pero aun queda Kerrigan, para lo que seguiré jugando en la expansión.
Publicar un comentario