lunes, 2 de enero de 2012

PC - Sims 3

Lo sé, tengo cierta debilidad por ésta saga de EA. El llevar al muñequito de turno en una especia de Tamagochi llevado al extremo es divertido, y si encima la cosa se ve bien y parece que tiene bastantes opciones de personalización... pues eso, que me llama.

Pero vale la pena comprarlo?

Historia: Ninguna, o toda: según vuestro gusto.

Encarnamos a una unidad familiar creada por nosotros (chica soltera, viejetes, pareja con críos, trillizos...) tal y como queramos nosotros.

Desde ese momento nosotros decidiremos el destino de nuestra familia y cual será su historia con nuestras acciones en el barrio.

Apartado Técnico: Es un juego bastante resultón visualmente, que recrea el barrio con bastante detalle y variedad.
En todo momento podremos rotar/acercar la cámara tanto como queramos, decidiendo nosotros desde donde y cómo queremos seguir la acción.

Los Sims tienen una buena variedad de animaciones (que se amplían al adquirir habilidades), todas muy fluídas y naturales.

Así, la mayor parte del tiempo lo pasaremos viendo la casa que hayamos contruído y cómo interactúa nuestra unidad familiar con ella.

Las músicas de cosecha propia (igual que el idioma que hablan) amenizan las partidas, pero se vuelven un tanto cansinas con la repetición (arreglable añadiendo nuestros mp3 a las bibliotecas del juego).

Vamos, que es un juego bonito y que cumple sin mas la función de hacer que nuestros personajes parezcan vivos.

Jugabilidad: Llevar el día a día de una familia, decidir su trabajo, cómo interacciona con su entorno, dónde va en su tiempo libre, qué habilidades desarrolla y en que entorno lo hace todo es divertido, muy divertido.

Esto lo haremos con el clásico sistema de clicar donde queramos interactuar y decidir qué queremos hacer con ello (por ejemplo, con la ducha si limpiarla o usarla).

Mientras intentamos que nuestro Sim cumpla su sueño (como llegar a ser estrella del rock, por ejemplo), tendremos que vigilar que sus necesidades estén cubiertas y que vaya cumpliendo sus mini-deseos temporales (como tocar el piano). Así conseguiremos que esté contento y vaya desbloqueando distintas habilidades que facilitarán su vida.
Una vida marcada por el tiempo, ya que envejecen, se reproducen y mueren (a velocidades configurables e incluso se puede detener) lo que da como resultado que acabemos controlando a los tataranietos de nuestro sim original.

Por ejemplo yo estoy controlando ahora mismo a la bisnieta de un sim original, que ya no vive en el mismo sitio y que vive con su madre y su tía (también controlables). La casa es mucho mas grande que la que tenía su bisabuelo, y es que tres generaciones de familiares trabajando han dado dinero para hacer obras...

Es sólo un ejemplo de lo que podemos llegar a hacer, siendo la imaginación del que juega uno de los pocos límites a las cosas bizarras que se pueden ver en pantalla.

Opinión Personal: Los Sims son una franquicia muy especial, y es que no tienen un objetivo definido, es simplemente jugar por ver qué hace el sim, o si somos capaces de llevarlo a las metas que nosotros marcamos para él.
Una especie de culebrón dirigido por nosotros.

Si a esto le sumamos las opciones de configuración y editabilidad que tiene el juego (la diversidad de casas que se pueden llegar a hacer es espectacular), estamos ante un juego que ofrece casi infinidad de opciones a los que juegan.

Además, hay mini-retos en todo momento, como llevar una habilidad al máximo, cumplir una oportunidad que nos presenta el juego, o simplemtente pagar las facturas a fin de mes.

A mí es una fórmula que me gusta. No para ser un juego de cabecera, pero sí para echar una hora o dos de vez en cuando y dejarlo instalado en el ordenador casi a perpetuidad.

Lo recomiendo? Sí si te ha llamado la atención el juego al leer la reseña. Si eres de los que no disfrutaría diseñando la casa del sim, el juego no te gustará.

Valoración Personal: 8,2.
Nota en Meristation: 8,5.
Nota en Metacrític: 86.
Publicar un comentario