jueves, 30 de agosto de 2012

Acero Puro

Sabiendo que me van las pelis de acción y las de boxeo, estaba bastante mas que claro que Acero Puro acabaría cayendo.

Igual no iba a verla en el cine (ciendo la fecha de la reseña está claro que no lo hice), pero a verla seguro que sí.

Acero puro nos coloca en un futuro no muy lejano, en el que el boxeo ha desaparecido substituido por el boxeo entre robots. Unos robots de tres metros que se dan hostias como panes y que llegan a luchar incluso a muerte.

El protagonista es un exboxeador profesional que ahora se dedica a las peleas de robots (controlándolos él), pero parece que las cosas no le van bien, y se encuentra sin robots, sin dinero, y con un montón de deudas bastante importante.

En éstas que su exmujer muere, dejando a su hijo en custodia de su hermana... pero para que sea así, él debe renunciar a la misma. Afortunadamente, recibe un dinero para quedarse con el crío unos meses...

Una vez juntos veremos cómo van uniéndose poco a poco gracias a un robot que encuentra el crío y que parece tener algo especial.

Topicazo de película en la que el entorno (los robots luchadores) y el presupuesto son los que marcan la diferencia respecto a pelis que por lo demás son exactamente iguales (como esa en la que Stallone viajaba por el país en campeonatos de pulsos), con su momento en el que pueden desafiar al mejor robot del mundo, con su historia de amor, con su humor para toda la familia, con sus absurdeces... vamos, ideal para pasar una tarde entretenido sin pensar en nada.

Si os gusta el cine fácil y que no busca otra cosa mas que entretener (además de estar muy bien hecho), dadle una oportunidad a ésta peli.

Valoración Personal: 7,8.
Nota en Filmaffinity: 6,1.
Publicar un comentario