jueves, 2 de agosto de 2012

PS3 - Final Fantasy XIII-2

La anterior entrega monoplayer de Final Fantasy fue bastante controvertida, y es que para algunos no llegó al nivel exigido para una entrega de una franquicia tan importante (casi legendaria) como es ésta.

Además, teniendo como precedente la única otra ocasión en la que se hizo una secuela directa de una entrega numerada de la saga (del X), los precedentes y las expectativas no eran demasiado altas. Y eso que se suponía que iban a mejorar todo lo que el XIII nos ofrecía.

Han cumplido sus promesas?

Historia: Empezamos justo donde el juego anterior lo dejó, con lo que los SPOILERS en ésta sección son obligados. Avisados quedáis.

El Nido se salvó gracias a los héroes del juego anterior, pero no todo fue bien. Hay dos que se convirtieron en cristal para salvar a la población, mientras que Lighting simplemente desapareció.

Nosotros encarnaremos a Serah, la hermana pequeña a la que salvaban en el juego anterior. Una Serah que dice tener recuerdos de su hermana tras lo sucedido en el Nido, recuerdos que nadie mas comparte.

Además, han pasado unos años, y Serah se ha obsesionado mucho con la desaparición de su hermana, hasta el punto que su vida no avanza.

En ésta tesitura aparece un chico que dice venir del futuro, de un lugar mas allá del tiempo donde ha visto a Lighting, que le ha enviado a encontrar a su hermana para que juntos salven el tiempo.

Sí, parece que algo ha estado afectado al Tiempo, una serie de paradojas que deberemos enmendar viajando por distintas épocas, encontrando objetos que estén fuera de lugar, o simplemente resolviendo ciertos puzles de lógica.
Una trama de viajes temporales y un enemigo carismático son los puntos fuertes de una trama que no está todo lo bien hilada que podría. Siendo el apartado del juego que está menos cuidado de todos.

Apartado Técnico: El juego anterior ya tenía un apartado técnico de infarto, con uns gráficos muy cuidados, una buena banda sonora y, sobretodo, unas CGI muy por encima de cualquier otra compañía.

Pues bien, ésta segunda parte sigue con la línea marcada, puliendo alguna cosilla, pero teniendo bastantes menos escenas de vídeo, así como una banda sonora algo menos pulida.

Eso sí, los escenarios son mas abiertos, con algún que otro camino por explorar (que no muchos).

Desgraciadamente me ha dado la sensación que no se lo han currado todo lo que podrían, quedando ligeramente por detrás del de la entrega anterior (y eso que es posterior).

Es bonito y está currado, pero sorprende mucho menos.
Jugabilidad: La clásica en éste tipo de juegos. Y es que no nos engañemos, el género de los JRPG con los combates por comandos poco va a innovar ya. Se reduce a elegir el comando que queramos en el momento preciso para que el personaje lo ejecute.

Además, sólo controlaremos a uno de los personajes del grupo, actuando los otros dos en función del rol que tengan activado en ese momento (rol que cambia mucho mas deprisa que en el XIII, haciendo los combates mucho mas rápidos).

Aparte de los combates, también se ha añadido la opción de capturar monstruos y subirlos de nivel para que sean un miembro mas del grupo; hay bastantes quest secundarias para acabar el juego al 100% un parque de atracciones con minijuegos, zonas rejugables porque necesitaremos volver para acabar misiones, puzles con cierta dificultad, elegir nuestro camino hacia el final (decidiendo el orden en el que viajamos y desbloqueamos las zonas del juego).

Vamos, que tiene un componente de exploración mucho mayor que el anterior, habiendo secretos que nos costará bastante esfuerzo desbloquear.

Digamos que es el apartado sobre el que mas se ha trabajado, para ofrecer alternativas al jugador y que siempre tenga algo que hacer.

Que no se me olvide: la subida de niveles me parece mas simple incluso que en el juego anterior, con pocos poderes por clase, echándose de menos algunos de los conjuros icónicos de la saga. En fin, un pena.

Opinión Personal: Con el XIII-2 lo que me ha pasado es lo contrario que con el XIII. Las críticas eran mejores y las expectativas mas altas, pero no las ha cumplido ni de lejos.

Vale que el juego en sí tiene mas cosas por hacer que el otro, mas libertad y menos zonas pasilleras. Pero lo que yo busco cuando juego a un Final Fantasy no es eso, es una buena historia contada de forma magistral. Y en eso pincha escandalosamente.
Las paradojas temporales son una buena idea, pero hay que saberla llevar. Y no han sabido. Por un lado tenemos bastantes incongruencias argumentales de bulto, y por el otro que no se mantiene un ritmo narrativo lo suficientemente alto como que nos interese durante toda la aventura lo que les pasa a los protagonistas.

Os juro que había momentos en los que jugaba por acabarlo mas que por ganas de ver qué era lo siguiente que les iba a pasar a los protagonistas: me daba igual. Y eso no me había pasado con ningún Final Fantasy (y no lo solventa el malo molón).

Un juego con el que han intentado contentar a todos aquellos que se quejaron de la linealidad del anterior, de los que pedían mas variedad y poder de decisión… pero por el camino se ha perdido lo bueno, que es la historia.

No deja de ser un juego entretenido que os puede tener ocupados durante una cantidad de horas bastante decente (y mas si intentáis sacar los trofeos/logros); y es mejor que el X-2. Pero queda por debajo del XIII.

Ah, y si encima tenemos un final que… SPOILER pone continuará en su mejor momento… FIN SPOILER te coje un cabreo importante al acabarlo.

Valoración Personal: 8.
Valoración en Meristation: 8.
Valoración en Metacritic: 79.


PD: EL video es del tema principal, que me parece muy bueno.
Publicar un comentario