jueves, 11 de julio de 2013

PC - Orcs Must Die


Hoy os traigo uno de esos juegos mínimamente chorras que descubres de rebote y que te engancha cosa mala durante unos días. Os estoy hablando de Orcs Must Die.

Historia: Somos el aprendiz de un poderoso mago que, por cosas del destino, palma al empezar la aventura, la lástima es que dicho mago era el último que podía detener la invasión de una horda de orcos, testigo que recogemos nosotros, pese a no estar preparados.

Y ya está. Nuestro objetivo es detener misión tras misión la invasión de las hordas orcas, mejorando por el camino y viajando por una trama sencilla e insulsa, una mera excusa para matar orcos.

Apartado técnico: Sinceramente, el juego no es que sea un dechado de virtudes visuales. Se conforma con mostrar en pantalla de forma sólida a nuestro personaje y las mazmorras por las que nos moveremos.

Luego, los puntos fuertes del mismo son las animaciones divertidas de las muertes de los orcos. Todos tienen alguna animación especial según cómo los matemos, divertidas y funcionales.

Es de esos juegos que no entran por los ojos, pero que gracias a un apartado divertido y un pelín gamberro, unido a un motor sencillo pero que responde bien a lo que le pides, acaba por cumplir con su función, que no es otra que la de disfrutar con las muertes de un orco tras otro.
Jugabilidad: Y ahora llegamos al apartado más cuidado de todos.

Estamos ante el típico juego de Tower Defense, enemigos que salen por un punto y no tienen que llegar a otro. Para evitarlo contamos con varias trampas (desde pinchos del suelo a péndulos con bolas gigantes) que deberemos colocar estratégicamente en los pasillos, teniendo en cuenta las diversidades de enemigos y las distintas rutas que pueden tomar.

Pero no acaba ahí la cosa, el punto original viene porque podemos controlar a nuestro héroe en tercera persona, como si fuera un juego de acción, y liarnos a mamporro limpio con los enemigos.

La mezcla de ambos géneros aporta dinamismo y un toque de acción que le sienta la mar de bien, y que es lo que le da algo de tensión y acaba por engancharte.

El diseño de niveles está bastante bien, y las trampas y enemigos son suficientemente variados (así como los poderes del héroe) como para mantener el interés durante el tiempo suficiente que nos lleve llegar al final.

Cuenta además con varios modos de dificultad, por si queréis retos mayores (difícil de verdad en el último nivel de dificultad).

Un juego que sabe destacar en lo más importante: ser divertido.
Opinión personal: El Orcs Must Die no es ninguna maravilla de juego, pero para los que disfrutan de un buen Tower Defense es una más que digna propuesta.

Y lo digo porque disfrutaréis como enanos viendo a los orcos morir de distintas formas, ideando combinaciones de trampas más y más rebuscadas para disfrutar de los efectos destructivos en pantalla (con gritos y trozos de orcos saltando ante vuestros ojos).

Vamos, que para echarse unas risas y ocupar una semana de vuestro tiempo se me ocurren pocas opciones más entretenidas. Y sobre todo por lo poco que vale en la tienda de Steam.

Tengo que reconocer que no soy del todo parcial con éste tipo de juegos, que tengo obtengo una diversión malsana al colocar una trampa y ver como los enemigos son partidos a cachitos con una sierra, por ejemplo XD.

Lo recomiendo? Creo que sí, y si disfrutáis de triturar orcos, mejor que mejor. No será un juego a recordar durante años, pero proporciona diversión suficiente como para justificar su compra.

Valoración Personal: 8.
Valoración en Metacritic: 82. 

PD: Mirad el vídeo XD.



Link a amazon
Publicar un comentario