viernes, 24 de enero de 2014

El Vacío Temporal - El Vacío II


Hoy os traigo la segunda parte de la saga más larga que le han publicado a Peter F. Hamilton en castellano, la trilogía del Vacío. Concretamente el Vacío Temporal.

La primera estuvo muy bien, pero tenía algunas cosillas que evitaron que llegara al nivel de la Estrella de Pandora y su continuación. Entonces, el Vacío Temporal será lo suficientemente buena como para llevarse un 10?

Historia: La Federación Intersolar se agita: la partida de la Peregrinación de Sueño Vivo hacia el Vacío es inminente y con la flota enemiga acercándose en misión genocida, estalla una guerra intestina por el destino de la humanidad. Pero la Federación cuenta con Paula Myo, una investigadora implacable acosada por viejos enemigos y colegas de dudosa lealtad. En Colwyn, Araminta descubre que es la Segunda Soñadora, y debe huir. Y Edeard, el Caminante de las Aguas, que vivió hace mucho en el Vacío, es el mesías de Sueño Vivo; su cruzada contra la injusticia inspira a millones de humanos. La gloria de Edeard impulsa a la Peregrinación, y conforme se aproxima su triunfo, la naturaleza del Vacío se revela.

Peter F. Hamilton nació en Rutland, en 1960, y es uno de los grandes autores británicos de ciencia ficción, a la altura de Alastair Reynolds, de Iain M. Banks y del estadounidense William Gibson.

La trama en la que el Vacío parece que devorará a toda la galaxia sigue adelante, con las distintas facciones moviendo sus piezas y preparándose para el momento en que tengan que poner toda la carne en el asador.

Aunque por poderosas que sean las facciones intergalácticas necesitas a la Segunda Soñadora para entrar en el Vacío (o impedir que otros entren), así que ésta muchacha es una pieza central de un puzzle que se escapa a su control.

Pero la trama intergaláctica queda algo desdibujada en ésta segunda novela, en la que lo que realmente interesa al autor es contarnos la vida de Edeard, el hombre que vive dentro del Vacío y con el que Íñigo soñó hace años. Un hombre cuya vida ha creado una religión y cuyos valores han empujado a miles de millones de personas a querer entrar en el Vacío, aunque eso signifique el fin del resto de la galaxia.

Y la vida de Edeard es a priori una vida sencilla dedicada a mejorar un mundo sin apenas tecnología, con una ciudad central en la que se desarrolla un porcentaje altísimo del libro y en el que veremos los sueños que cambiaron la visión de la galaxia por parte de miles de millones.

Es una trama a priori sencilla, al menos en lo que a Edeard se refiere, casi podría decirse que es más fantasía épica que ciencia ficción; y el dejar de lado durante casi todo el libro a tantos personajes que se nos presentaron en el primero hace que te olvides un poco de lo que está pasando fuera para centrarte en lo que está pasando dentro (del Vacío).

Personajes: Al contrario que en la novela anterior, en ésta más que aparecer nuevos personajes parece que haya una implosión, dejando de lado a gran parte de los que tenían importancia (y tendrán) para centrarse en Edeard y su vida. La cosa queda más o menos así:

Iñigo/Aaron/Corrie-Lyn: Una vez se reúnen éstos tres personajes (con lo que ha costado) tenemos muy pocos trozos con ellos, sólo para darnos una idea del potencial de Iñigo y la relación que tuvo con la chica, o la implacabilidad de Aaron. Pero para las vueltas que dio la primera novela hasta que estuvieron juntos, poca cosa avanzan (como Troblum, otro que desaparece).

Miembros de ANA: Trabajadores de la facciones. Es chulo ver que las facciones dentro de ANA siguen peleándose por el premio gordo que supone Araminta. Al menos en ésta novela conocemos a la líder de facción “mala”: una tal Ilanthe.

El resto siguen más o menos como les dejamos, buscando a Araminta o descubrir los planes de la facción contraria. Justine Burnelli tiene un momento estelar, o Oscar, el repartidor, Marius, Paula… pero todos en un segundísimo plano.

Araminta: La chica que ha pasado de ser una humilde arregla casas a la mujer más buscada del universo tiene contacto mental con aquellos que pueden hacer pasar a la humanidad al interior del Vacío. La chica aún no se hace a la idea, y sigue huyendo de aquellos que quieren utilizarla.

Edeard: Protagonista absoluto de la novela, aquél que no teníamos muy claro que pintaba al principio copa la mayoría de páginas con su vida y hazañas en Makathran, donde intenta hacer la vida mejor para todos los que viven en la ciudad a la par que va descubriendo sus poderes.

Su parte es una novela dentro de otra, sin aparente relación y llena de personajes entrañables y momentos memorables. Con ella Hamilton demuestra que puede adentrarse en otros géneros con buenísimos resultados.

Opinión Personal: El Vacío Temporal es una más que digna continuación del Vacío de los Sueños, una novela que en su metatrama avanza poquísimo, dejando muy de lado lo que sucede en nuestro Universo para centrarse en el Universo de dentro del Vacío.

Así se crea una novela que casi podría ser de fantasía épica con algunos toques de ciencia ficción donde seguiremos la vida de un agente de la ley empeñado en limpiar de delincuencia su mundo. Y lo bueno es que tiene el poder para hacerlo.

Desgraciadamente para él, el cambiar el mundo tiene consecuencias que, la mayoría de las veces, no se pueden prever, lo que lleva a nuevas tramas.

Lo chulo del caso es que viviremos su vida tal y como la fue conociendo la gente de fuera de su Universo, y estaremos intrigados hasta el final para saber por qué tanta gente quiere entrar en Makathran y seguir los pasos de Edeard.

Es una novela distinta a lo que Hamilton nos tiene acostumbrados, dejando de lado las descripciones de tecnologías futuristas para centrarse en una trama mucho más directa y con menos florituras. Y curiosamente lo hace a la perfección, dejándolo todo encarrilado para la tercera y última parte de la saga.

Al centrar tantas páginas en una narración algo distinta a la habitual, a veces se tiene la sensación de que ha olvidado lo que pasa fuera del Universo de Edeard, y eso con tantos personajes y tramas dando vueltas puede suponer un problema si no se leen los tres libros seguidos, ya que estaremos desconcertados al empezar la tercera novela (no recordaremos ya quién es quién).

A mí me ha gustado incluso más que su primera parte, y me parece excelente que se puedan tocar enfoques distintos dentro de una misma saga, aportando riqueza al conjunto, casi como si fueran dos sagas por el precio de una.

Y puedo anticipar que en la tercera novela se entiendo por qué se ha dedicado tanto tiempo a la historia de Edeard, aunque siendo objetivos podría haber pasado con un par de cientos de páginas menos y hablar algo más de lo que sucede fuera.

Aun así, tan bueno como acostumbra a serlo éste buen hombre. Totalmente recomendable.

Valoración Personal: 9,6


Publicar un comentario