viernes, 24 de abril de 2015

Los Mercenarios 3

Como si no tuviera suficiente con las películas de la sección hace un año, de vez en cuando también apetece ponerse con alguna cosilla distinta, que te apetezca, y ese es el caso de Los Mercenarios 3.

Vaya por delante que las dos primeras entregas me gustaron, una saga que recupera viejas glorias del cine de acción para hacer películas como las de antes, exageradas y con momentos en los que los actores se ríen de sí mismos y de su edad no puede estar mal. Y tras una primera película con momentos memorables y una segunda mucho más redonda en su conjunto, esperaba que en la tercera entrega la cosa siguiera los cauces de la segunda: acción autoparódica.
Pues bien, éste tercer film se aleja de la parodia e intenta ser una cinta seria, cosa que hace que pierda mucho respecto a sus dos predecesoras. Y no sólo eso, en los mercenarios 3 perderemos de vista a las viejas glorias durante una parte importante del metraje, y sólo para presentar a un grupo de jóvenes sin ningún carisma que sólo entiendo si les quieren aprovechar para la serie de Tv que quieren hacer de la franquicia.

Éstos dos elementos: menos humor y menos vejetes hacen que en conjunto tengamos una película mucho menos disfrutable, que sigue teniendo acción a raudales pero que pierde gran parte de lo que la hace especial.

Por si fuera poco Mel Gibson también está en la línea seria de la película, con la de auto parodia que podría haber hecho éste hombre… (el malo de la peli, muy inferior a Van Dame).

Con éstos elementos nos quedaba una película de acción disfrutable, sin más, con un tramo final muy bien hecho en el que los personajes que queremos ver vuelven a escena. Pero había un personaje que no quería conformarse y que levanta la película totalmente solo cada vez que aparece y al que merece la pena dedicar un poco de tiempo: Antonio Banderas. Es increíble que el personaje de Banderas sea lo mejor (y con mucha diferencia), hace el papel de un Mercenario que no se calla ni debajo del agua y que derrocha carisma cuando se mueve y habla, un papel espectacular y tremendamente divertido por el que vale la pena estar las dos horas que dura la cinta.

Así que ya lo sabéis: la saga de los Mercenarios sigue adelante en una cinta que pierde el humor (lo mejor de la saga) para tener una acción más seria y a un banderas que le sube un punto él solito a la entrega. Si queréis ver acción sin preocupaciones y con efectos especiales de los de antes es una buena opción.

Valoración Personal: 6,5.

Publicar un comentario