viernes, 5 de junio de 2015

La Confesora - La Espada de la Verdad XXII

Parece mentira que esté empezando a escribir la reseña de éste libro, han sido veintidós los libros necesarios para llegar al final de la Espada de la Verdad (el primero, ahora parece que al hombre le ha dado por seguir), una saga de fantasía que me enamoró en sus inicios, casi me echa en su segunda mitad y me ha recuperado en el tramo final.

Confesora es digno final para ésta longeva saga? Vamos a ver.

Historia: Con  La confesora, vigésimo segunda entrega de La Espada de la Verdad, Timun Mas finaliza una de las sagas de fantasía de mayor éxito de todos los tiempos. 

Sumidos en un descenso a la oscuridad, a punto de ser avasallados por el mal, aquellos que siguen siendo libres se ven impotentes para detener el amanecer de un nuevo mundo salvaje, mientras Richard sabe que debe permitir que suceda. Solo, tendrá que sobrellevar el peso de una culpa que no se atreve a confesar a la única persona que ama… y ha perdido. Cuando vuelva a salir el sol, el mundo habrá cambiado para siempre. La confesora supone el esperado final a una de las series de fantasía épica más influyentes del género y que ha atrapado a millones de lectores.

Es el último libro, así que a poco que cuente os reventaré el tramo final de la serie sin ningún tipo de contemplación. Avisados estáis.

Lo primero que sorprende es que los personajes estén en tan mala situación como están antes de la traca final, y digo que sorprende porque se ve venir que no dará tiempo material a finalizar la saga con algo de pausa, abocándonos a un final algo apresurado.

Es de recibo que la novela nos narre cómo Richard resuelve los enigmas que le quedaban por descubrir con tal de hacerse con el poder de las Cajas del Destino, romper el hechizo Cadena de Fuego y destruir a la Orden Imperial. Lo malo es que está cautivo del enemigo, obligado a jugar a una especie de juego de pelota Maya y sin tener muy claro cómo volver a su posición.

Por otro lado el resto de personajes intentan encontrar a su héroe, o al menos preparar las cosas para cuando aparezca y les guíe en esa supuesta batalla final que está por venir.

La trama se desarrolla de forma bastante satisfactoria, saltando los obstáculos a medida que se presentan y colocando las piezas en la posición en la que deben estar antes del final.

El libro tiene lo mejor y lo peor argumentalmente de ésta longeva saga: explicaciones e implicaciones morales por doquier, buenas escenas de acción, brutalidad semi gratuita y unos finales no del todo satisfactorios pero perfectamente entendibles (ya que cada uno considere si eso son puntos fuertes o débiles).

Lo que sí es cierto es que la sensación de haber tenido libros de más (por cosas inconclusas o que pasan de puntillas) es evidente, como si eliminando unos cuantos libros de la saga se hubiera podido acabar igual y encima el global hubiera quedado mejor. Pero bueno, al menos ha finalizado.

Personajes: Es evidente que a éstas alturas y siendo el último libro deberán salir todos los personajes de importancia, aunque sea como un guiño para los que hemos llegado hasta aquí. Pero como siempre principales hay poquitos, y son los siguientes:

Richard: Como siempre al protagonista de ésta historia parece que le tienen que pasar todas las cosas. En éste libro es increíble la cantidad de cosas que llega a hacer, dando la impresión a veces de tener demasiado peso sobre sus hombros, quedando mejor si la carga si hubiera repartido. Pero como Richard puede con todo, no se lo tendremos en cuenta. Su personalidad sigue tan férrea como siempre, con unos valores morales clarísimos y una clarividencia que para sí querrían infinidad de héroes de otras grandes sagas.

Kahlan: Es una lástima que cuando el personaje empezaba a tener cierto empuje de nuevo vuelva a dar un paso atrás de los focos durante gran parte de la novela, perdiendo incluso algo de personalidad en el resto. Por lo demás, su trama y comportamiento son bastante coherentes, lo que es agradecer.

Compañeros: Son varios los personajes que intentan ayudar al protagonista a cumplir con sus objetivos, desde su abuelo, su tatatatatarabuelo, Cara, Nicci, Rachel, Seis, Addie… todos personas que se preocupan por él y que confían en su criterio, incluso cuando parece que actúa sin un plan en mente. Y si algo hace grande a ésta saga son éstos secundarios, gente de gran poder y carisma que va apareciendo con cuentagotas y que se hacen a veces más interesantes incluso que los protagonistas.

Jagang: El megalómano sin escrúpulos, asesino y de convicciones totalmente equivocadas pero opresoras a más no poder vuelve a lucirse durante gran parte del libro. Pero como casi todos los malos, éste se deshincha en el tramo final, pasando a obsesionarse con lo que no debe y finalizando de una forma un tanto anticlimática. Una lástima, se había hecho un personaje muy carismático.

Opinión personal: La Confesora es un más que digno final para la saga de la Espada de la Verdad, en él veremos cómo se pone fin (puede que guste más o menos) a las distintas amenazas que se cernían sobre el mundo, y la historia de Richard y Khalan queda más o menos cerrada.

El problema lo tengo cuando pienso en el espacio desperdiciado para hacer éste final algo más climático, libros totalmente prescindibles que nos contaban cosas que han dado totalmente igual y que lastran una saga que sin ellos hubiera sigo altamente recomendable.

En éste último libro su autor consigue transmitir las buenas sensaciones de la saga, incluso a pesar de dar demasiado la vara con sus moralinas y de tener un final que se resuelve en menos de 100 páginas (para 22 libros se me antoja poco).

La historia que nos cuenta ésta novela está bastante bien, volvemos a ver a los protagonistas contra las cuerdas y haciendo lo que pueden contra una amenaza inabarcable, enfrentándose a las situaciones más con el ingenio que con la fuerza y resolviéndolo todo mediante iluminaciones espontáneas (como siempre).

Como fan de la saga me doy por satisfecho con éste último libro (y sé que compraré con el tiempo la saga que lo continúa), pero soy consciente que la calidad del mismo y de la saga en conjunto no es lo suficientemente alta como para recomendarla a todo el mundo, quedando más como una buena opción dentro del género fantástico pero solo para los que sepan que se van a encontrar sobre un tercio de los libros totalmente prescindibles, incluso algunos malos.

El conjunto creo que vale le pena, tiene un toque algo distinto y suficientes elementos novedosos (y personajes molones) como para que si os gusta la fantasía podáis darle una oportunidad. Y encima está acabada.

Además, si queréis (que podéis perfectamente) saltaros los libros malos, mirad las reseñas del resto de la saga e ignorad todo lo que esté por debajo del 6.

Valoración personal: 8,5.



Publicar un comentario