viernes, 3 de julio de 2015

Acorralado - El Druida de Hierro II

Lo dije la semana pasada, el primer libro del Druida de Hierro me ha parecido la mar de entretenido y me fastidia sobremanera que sea una saga cancelada en España. Pero bueno, eso no ha evitado que me haya hecho con el segundo libro de la misma (leído en otros tres días) y pase a comentarlo a continuación.

Historia: Atticus O’Sullivan, el último de los druidas, no teme a las brujas y está a punto de llegar a un pacto de no agresión con ellas. Pero de la noche a la mañana la población de brujas de Tempe, Arizona, se cuadruplica y las nuevas chicas no son malas, son malísimas, y están ligadas a una oscura historia de la segunda guerra mundial. 

Atticus tendrá unos cuantos problemas para organizar la caza de brujas: un ángel caído fastidiando a los alumnos de un instituto, una horda de bacantes que llegan desde Las Vegas con su clásica patina de decadencia mortífera, y una peligrosa diosa celta del fuego que reclama la atención del druida. Pero con la ayuda de su espada mágica, el lanzador de granadas del vecino, y el vampiro que tiene por abogado, pronto estará listo para barrer con ellas y demostrarles que han elegido al druida equivocado para hacer su maleficio.

Seguimos justo donde lo había dejado su predecesora, y cuando digo justo quiero decir precisamente eso, con el protagonista recuperándose como buenamente puede del combate contra el que fue su Némesis durante más de un milenio.

En ésta segunda entrega de la saga veremos cómo Atticus empieza a verse envuelto en la actividad sobrenatural de la zona en la que reside, algo que ha evitado durante toda su vida y que ahora se ve obligado a hacer. Dentro de dicha actividad tendremos un poco de todo: un aquelarre de brujas alemanas, demonios sueltos del libro anterior, seres del Dios Baco e incluso un rabino con poderes de la cábala.

Por suerte para él está empezando a desarrollar ciertos lazos y a tener gente que puede ayudarle en las situaciones más peliagudas, otro aquelarre de brujas, su abogado vampiro, una manada de hombres lobo o su recién adquirida aprendiz.

Quitando la evidente e inevitable acción (con tanto enemigo no podía ser de otra forma), en ésta novela seguiremos conociendo la inmensa cantidad de elementos sobrenaturales que pueblan el mundo del Druida de Hierro, además de avanzar un poco en la trama de fondo (que implica a sus propios Dioses e incluso un futuro enfrentamiento con Thor).

Para ser una novela de menos de 300 páginas sorprende la de cosas que suceden (eso sí, de forma bastante lineal) en un no parar ya sea de acción o de revelaciones para la trama con un ritmo estupendo en el que en cada capítulo suceden cosas de cierta relevancia.

Fantasía urbana con tintes de humor negro, directa y sin complicaciones.

Personajes: Me gusta cuando en una saga van apareciendo personajes recurrentes y se nos presentan nuevos con cada una de las entregas sucesivas, y aquí sucede precisamente eso. Los principales vendrían a ser los siguientes:

Atticus: El último druida vivo está recibiendo una atención inesperada tras acabar con dos de los dioses de su propio panteón, atención que no quiere porque siempre ha sobrevivido gracias a pasar inadvertido. Precisamente por dicha atención deberá enfrentarse a amenazas que antes hubiera soslayado.

En ésta novela le tenemos mucho más empujado por los acontecimientos que antes, elementos que no hace que él intente disfrutar como pueda de cada momento.

Oberon/Granuaile/Viuda: Éste sería el trío de amigos principales del protagonista, ya sea por una cosa u otra. Los tres tienen sus momentos en la novela, aunque más bien permanecen en un segundo plano.

Oberón como el amigo fiel  que aporta momentos de desahogo humorístico.

Granuaile como la aprendiz aplicada que ayuda en lo que puede.

La viuda como la mujer humana que sabe el secreto del protagonista y que incluso con ello le trata como a un nieto favorito.

Morrigan/Brigid: Ninguna de las dos tiene un papel principal en la novela, pero vienen a ser las dos dioses del panteón celta que se pelean por el poder en el mismo y que ven en Atticus un posible elemento desestabilizador del mismo. Ambas son seres temperamentales, el primero como Dios de la Muerte y el segundo como Dios del Fuego (y la forja y otras cosas) dirigente del panteón celta.

Ambas se encarnan en forma de mujer, y ambas aparecen como temperamentales, egoístas y bastante egocéntricas.

Brujas: Aquí deberíamos distinguir entre brujas aliadas (que parecen ser buenas, aunque el prota no se fíe) y las malvadas (de esas que fornican con demonios).

El primer grupo contiene un par o tres de personajes interesantes, brujas con poderes que parecen querer pinchar al protagonista (o son pinchadas por él) en un tira y aflojo amistoso.

El segundo está más desdibujado, y aunque son una amenaza presente y creíble durante toda la novela no se nos presentan a título personal (como sí pasó en el libro anterior con el antagonista).

Otros: Como he dicho en la introducción hay unos cuantos personajes recurrentes, ya sean los empleados de Atticus en su tienda de hierbas, la manada de hombres lobo o el vampiro abogado. Entre ellos están algunos de los personajes más interesantes y que a futuro seguro tendrán relevancia (se ve venir un libro con el vampiro y Atticus yendo a Asgard, por ejemplo).

Opinión Personal: Siendo objetivos con ésta segunda entrega del Druida de Hierro hay que decir que es algo inferior a la primera, y que aunque tenga más acción, más enemigos y en general más de todo, pierde ese enemigo poderoso y conocido que le daba carisma al libro.

Pero como esto es una opinión personal os diré que me lo he leído incluso más deprisa que el anterior, devorando páginas a un ritmo endiablado gracias a una mezcla de buen ritmo, acción, humor y buenos personajes. Con esos elementos puede que la trama no esté tan bien cuidada, pero mientras se sostenga y tenga interés me da bastante igual.

El personaje de Atticus tiene suficientes matices como para atrapar a cualquiera que se acerque a él. Alguien capaz de hacer frente a un aquelarre espada en mano, hablar con su perro sobre Indiana Jones, hacerse pasar por un chaval colgado o simplemente ir más caliente que el pico de una plancha tiene que ser un personaje atractivo por fuerza.

Y si encima se le rodea de suficientes personajes molones, con pasados no del todo claros y se adereza con enemigos poderosos y muy buenas escenas de acción, nos da como resultado un libro muy disfrutable.

Puede que no vaya a ganar ningún premio a la calidad literaria, pero es evidente que la novela engancha y resulta atractiva a poco que os vaya éste género que es la fantasía urbana (ya sabéis, actualidad, seres sobrenaturales, etc…).

Yo no dejaré pasar la oportunidad de leer en inglés los que faltan si puedo (y eso que mi inglés no es de un nivel demasiado alto), y eso es algo que no me había planteado hasta el momento con ninguna saga cancelada (véase las Crónicas de los Caballeros Bastardos).

Lo recomiendo? No. A no ser que sepáis algo de inglés, y es que deja con mono.

Valoración Personal: 8,5.

Publicar un comentario