viernes, 30 de octubre de 2015

Ciudad de Fuego Celestial - Cazadores de Sombras VI

Con ésta novela llegamos al final de la saga Cazadores de Sombras, al menos de momento y con los protagonistas que vienen acompañándonos durante seis libros (y de los que se estrenará serie de TV el año que viene).

Hoy toca comentar Ciudad de Fuego Celestial, el final de la historia de Sebastian.

Historia: ¡El esperadísimo desenlace de la saga Cazadores de Sombras! La oscuridad ha regresado al Mundo de las Sombras. Mientras su mundo se desmorona alrededor, Clary, Jace, Simon y sus amigos deben unirse para luchar contra el mayor enemigo al que se han enfrentado nunca los nefilim: el hermano de Clary. No hay nada en el mundo que pueda derrotarle; ¿deberán ir a otro mundo para tener alguna posibilidad?

Como he dicho ya en la introducción, nos encontramos ante el desenlace de una saga de seis novelas bastante largas, concretamente al final de su segunda trilogía, aquella que está centrada en el hijo de Valentine, un Sebastian que es más demonio que Nefilim y cuyo objetivo parece ser eliminar a los Nefilim del mundo.

En éste libro veremos cómo los Cazadores de Sombras y los subterráneos son empujados contra las cuerdas antes de ser eliminados en una guerra que parece inminente. Sebastian ha conseguido crear un ejército de seres con las habilidades de los Cazadores de Sombras que le sigue ciegamente, un ejército que no para de crecer y cuya amenaza no acaban de creer los dirigentes de la Clave (organización que rige a los Cazadores de Sombras).

Pero el grupo protagonista tiene clarísimo que la amenaza es real, con lo que tendrán que hacer frente a Sebastian con sus propias armas y en solitario.

Además de la trama principal, tendremos una serie de subtramas muy interesantes (en ocasiones más que la troncal) que nos seguirán dando profundidad para unos personajes a los que conocemos bien y cuyas historias “finalizarán” en éste volumen.

Así pues, conoceremos cómo quedan los distintos romances, el tema de los vampiros, las hadas, los hombres lobo, etc… en una trama bien atada que en ocasiones peca de ser demasiado fanservice.

Personajes: Por si a éstas alturas no los conocéis, los protagonistas de éstas novelas son un grupo de adolescentes de la raza de los Nefilim, seres con sangre de ángel que se dedica a exterminar demonios y mantener el “mundo de la sombra” fuera del alcance de los humanos normales.

Sus protagonistas principales son los siguientes.

Clary: El personaje que más ha cambiado junto a Simon (no en vano ésta parece ser su historia). Una chica menuda y de complexión aparentemente débil que se ha convertido en una gran experta en runas, tiene una relación asentada y viene a hacer lo que quiere en cada momento.

Jace: Recuperado ya para la cusa, aquí veremos a un Jace algo más centrado, con un poder latente en su interior que evita que pueda intimar más con Clary. Por lo demás sigue siendo el guerrero perfecto salvo por su impulsividad. El prototipo de personaje frío y distante con el corazón herido que se abre a la protagonista femenina.

Simon: El vampiro diurno parece estar afianzando una relación, pero su peculiar situación le hace volver a ser el centro de algunos movimientos contra su persona. Un personaje leal e interesante que confirmo es mi favorito de la saga.

Isabelle: Normalmente hacía un pack junto a su hermano, pero son tan distintos que vale la pena mencionarles por separado. Isabelle se muestra como algo similar a un Jace femenino, alguien herido que se encierra en sí mismo y frivoliza con casi todo; pero su relación con Simon nos hace ver que hay más detrás de esa fachada. Me ha interesado por primera vez en éstas últimas novelas.

Alec: Otro que gana en protagonismo gracias a tener una “pareja” que está entre los mejores personajes creados por la autora. El Nefilim homosexual sigue pensando en su relación con Magnus, y después de lo que hizo en el libro anterior le veremos algo más meditabundo y serio de lo normal. Por suerte entenderemos mejor también su relación con Jace.

Sebastian: El malo maloso que parece querer hacer arder el mundo bajo su mirada sigue mostrándose como alguien invulnerable y muy caprichoso, con un único punto débil visible y es su obsesión con tener a su hermana a su lado cuando gobierne. La verdad es que me parece más veces un niño malcriado con muy mala leche que alguien que realmente tenga un plan y un fin último más allá de la pataleta. Me gustaba más cuando lo presentaron que ahora al conocerle.

Otros: Sigue habiendo un buen número de personajes secundarios con carisma, desde el ya mencionado Magnus hasta los padres de Clary, unos niños huérfanos por los ataques de Sebastian, el creador de Simon o algún que otro hombre lobo/vampiro de Nueva York. Son personajes interesantes, algunos con sus propios capítulos a lo largo de la novela, pero como no sea pensando a futuro me parece que en ésta trama han pintado más bien poco. Los he sentido como relleno.

Opinión Personal: Antes de profundizar más en lo que pienso del libro ya os adelanto que se me ha hecho pesado, casi 700 páginas en las que la acción que me interesaba ha tardado horrores en arrancar, con escenas y personajes secundarias que tomaban el protagonismo y no me aportaban nada y un villano que se desdibujaba y perdía profundidad conforme avanzaban las páginas.

Sí, me he obligado a terminar la novela, y eso es algo que no me había sucedido con ninguna de las anteriores.

Es posible que éste hastío venga dado por el alargamiento innecesario que ha sufrido la saga, una saga que debería haber dejado descansar a éstos personajes hace tres novelas y centrarse en lo que parece que está haciendo bien: irse a otros momentos y lugares para contar otras historias.

Durante casi toda la novela me parecía que los problemas de los personajes eran un reflejo de otros que ya habían tenido y se habían solucionado, y en ningún momento me ha parecido que el cierre de ésta segundad trilogía estuviera ni de lejos a la altura del cierre de la anterior.

El libro consigue salvarse por el carisma de sus personajes más que por lo que hacen, con un Alec y una Isabelle que dan un ligero paso al frente y se sienten como los personajes más frescos del libro, alejándose un poco de la repetición que impera en el resto.

La ambientación sigue estando muy bien lograda, con un mundo que tiene unas normas definidas y una profundidad que va más allá de lo que sucede en éste momento, con historias secundarias insinuadas o picoteadas que llaman mucho la atención (como del hermano Zachariah). Son esos detalles de mundo vivo lo que me hace interesante la novela, mucho más que la trama principal (que no me ha interesado en ningún momento).

Creo que en general estamos ante el peor libro de la saga. Y no sé si es una percepción personal o es algo más extendido. Así que ya sabéis lo que os recomendaría: leed la trilogía original y poneros con ésta segunda sólo si os encanta el mundo y los personajes; si por el contrario lo sentís como una historia más a rebufo o del estilo de Crepúsculo ya no os recomendaría adentraros en ésta segunda trilogía.

Ya me diréis qué os ha parecido a los que os hayáis atrevido.

Valoración Personal: 7.

PD: El tramo final de la novela vuelve a ser lo que debería haber sido. Es por ella que la puntuación final es la que es, además, no deja de ser una novela entretenida y mi crítica va hacia más hacia que no mantiene el nivel que hacia otra cosa.



Publicar un comentario