domingo, 14 de febrero de 2016

Creed

Que soy un fan de la saga Rocky no debería sorprender a nadie (las he reseñado todas y las tengo en casa originales en Bluray), así que tampoco debería sorprender que con el estreno de Creed me hayan tenido sentadito en la butaca del cine con ganas de ver qué nos querían contar con éste spin off-secuela-remake.

La película nos cuenta la historia de Adonis Creed, el hijo bastardo del gran Apollo. El chico tiene cierto talento para el boxeo, lo que unido a los problemas con su padre ausente le empujan a intentar ser profesional, un sueño que quiere lograr sólo (sin tirar de apellido) y para el que intenta convencer al gran rival de su padre: Rocky.

La relación entre Adonis y Rocky es uno de los principales alicientes de la cinta, lo que unido a una estructura muy familiar y unas buenas escenas de boxeo dan como resultado una película realmente buena, digna heredera de la saga madre y posiblemente el inicio de una nueva franquicia.

Los actores son lo primero que puede sorprender, tanto Michael B Jordan como Stallone están a muy buen nivel. El primero como el chico que quiere hacerse un nombre y el segundo como aquel que ha visto pasar ya sus mejores años y se encuentra con un inesperado regalo en la forma de Adonis. De verdad que puede sonar a risa, pero Stallone hace (de nuevo) un gran papel como Rocky, mientras que Jordan demuestra que lo de los 4 Fantásticos no fue culpa suya y que tiene talento de sobra para seguir en el mundo del cine.

Los secundarios están también bastante bien, pero como quitando a Tessa Thompson (como la evidente pareja de Adonis) y a la madrastra del chaval, todos están más bien para rellenar. Y más teniendo en cuenta que los rivales del protagonista son boxeadores profesionales con unas dotes interpretativas limitadas.

La película engancha desde el inicio, un punto en el que ya nos queda claro que el protagonista será Creed, tanto el presente como el pasado, contando con el personaje de Rocky como nexo entre ambos y con un papel similar al que hiciera Micky en las películas originales. Poco a poco veremos cómo Adonis va ganando en importancia, volviéndose mejor, y estrechando lazos con alguien que se convertirá en lo más similar a un padre que ha tenido nunca. La trama avanza sin detenerse, y reserva algunas sorpresas que no voy a mencionar para no chafarle la película a nadie.

La acción (combates y entrenamiento) están muy bien rodados, sorprende de hecho el primer combate con Rocky en la esquina, un plano secuencia de unos cinco minutos rodado de forma magistral que nos demuestra que no está todo dicho en éste tipo de secuencias de acción. Una auténtica maravilla.

La música es de una gran calidad, pero teniendo a un actor negro como protagonista se inclina más hacia el rap y lo indie que hacia el poco ochentero. Personalmente soy del pop ochentero, y cada vez que sonaba una nota de la saga clásica se me ponían los pelos de punta. Yo hubiera tirado de las piezas clásicas, pero lo que se ha elegido va con el personaje y con lo que se ve en pantalla, así que habrá que estar contentos.

En el lado negativo tenemos a unos villanos (con el final a la cabeza) sin el carisma de los grandes rivales de Rocky, un punto importante que le resta cierta epicidad al tramo final (en mi opinión lo menos bueno de la película). Tenemos además una escena que me ha sobrado mucho y a la que me referiré como la de las motos. Por lo demás nada que objetarle a ésta película.

Vale la pena ir a verla? Sí. Estamos ante una especie de remake de la saga Rocky, con una serie de escenas muy buenas, unos diálogos muy trabajados y unos combates vistosos y muy bien rodados. Ante la demostración que se puede traer al 2016 una película de hace casi 40 años y volver a emocionar al público. Rocky seguirá siendo la buena, la primera, con una saga y un legado que a aun a día de hoy consigue divertir a los que se ponen con ellas. Y Creed no es menos, es un homenaje actualizado y con su propio camino. Una gran película que vale la pena ver.

Valoración Personal: 9.


PD: Hace poco que he reseñado cincuenta sombras de Grey, y entre Apolo y su chica hay mucha más química que entre los siesos de la cinta erótica.
Publicar un comentario