lunes, 6 de junio de 2016

Vikings T3

Vuelvo a la carga (parece que no hay descanso en el blog) con la tercera temporada de Vikings, la serie que venía de la mano del canal historia y que en su primera temporada superó todas las expectativas.

Así, si la primera estuvo por encima de lo esperado y la segunda confirmó la calidad de la serie, en ésta tercera entrega el reto era demostrar que podía seguir manteniéndose como una serie de calidad basada en la época vikinga.

Ésta tercera temporada tiene dos ejes principales, de un lado está la idea de Ragnar de tener tierras en Inglaterra; y de la otra está el famoso asedio de París a manos vikingas. Éstos dos hechos históricos vienen aderezados (como no podía ser de otra forma) con las relaciones personales entre los personajes (momentos culebrón y momentos lucha de poder) y con un mayor peso por parte de la religión y lo mal que se tomaban algunos la llegada del cristianismo a tierras vikingas (o al revés, cristianos que no podían soportar la presencia pagana).

A nivel actoral la serie sigue a un nivel muy alto, con personajes que ya forman parte de nuestro imaginario y unos actores que han hecho suyos a éstos roles tan marcados. En cuanto al guion, me parece que han querido meter demasiado, con lo que a veces te puedes perder cositas en pos de un mayor dinamismo. Supongo que esto viene de la mano con lo siguiente: unos valores de producción mucho mayores que en temporadas anteriores, que permiten hacer desde decorados más amplios, algún Cgi o poner a más gente en pantalla durante las batallas.

Posiblemente sea éste aumento en la producción lo que más destaca de ésta tercera temporada respecto a las anteriores. Hay más dinero, y se nota.

Por el contrario creo que se ha perdido parte de la frescura de la serie, algunos personajes pese a estar bien interpretados empiezan a estar algo quemados, y según que trama secundaria tampoco es que aporte nada al resultado final de la temporada más allá de rellenar algún minuto.

Con todo, Vikings sigue siendo una estupenda serie de ficción con base histórica, un sucedáneo de Juego de Tronos como le han llamado algunos que ha sabido coger entidad propia y atraer a su público. Personalmente creo en la cuarta temporada deberá haber una revolución en tramas o en enfoque, tanto por que se dice que será del doble de capítulos como por los ya mencionados personajes quemados.


Una serie recomendable, pero no imprescindible.
Publicar un comentario