lunes, 27 de marzo de 2017

Outlander T2

Outlandlander fue, con su primera temporada, una auténtica sorpresa, una serie romántica que nos llevaba a los Highlands escoceses durante el siglo XVII, pero que sabía ir más allá del simple romance y nos ofrecía una serie fresca, original y bastante adulta.

Así que la segunda temporada tenía un gran reto por delante: conseguir superar a una primera bastante mitificada, y es que ya sabíamos que nos podíamos encontrar.

La primera decisión inteligente es el pasar el escenario a Francia e implicar mucho más los acontecimientos históricos de la época, de éste modo nos queda una temporada que gira en torno a la rebelión escocesa y su derrota (punto culminante de la temporada que vemos venir desde el primer capítulo).
Politiqueo, mostrándonos cómo era la sociedad francesa de la época (bastante bien ambientada, como siempre en ésta serie) y sin dejar de lado las tramas más “románticas”, aunque en ésta ocasión con la relación entre los protagonistas totalmente consolidada.

Alarga demasiado algunos tramos, dando lugar a momentos en que el ritmo cae bastante y nos deja una serie con menos punch. No tengo claro si el problema viene por querer alargar la etapa en Francia (con algunas tramas irrelevantes) o porque la serie necesitaba una bajada de ritmo para no comerse a los libros en los que se basa, pero el caso es que ha habido capítulos en los que he acabado mirando el móvil, y eso nunca es buena señal.

Por suerte cuando coges el conjunto de capítulos te das cuenta de que la calidad de la serie sigue intacta, los elementos principales intocados y la satisfacción global sigue siendo buena, aunque algo menos.

Y luego está el último capítulo, una película en sí misma con un avance temporal que nos deja con el culo torcido y deseando saber qué nos podemos encontrar en la tercera temporada. Es un cambio valiente y que puede darle un nuevo aire a la serie, evitando que se agote.

La recomiendo? Si os ha gustado la primera os gustará la segunda, quizá un poco menos por ese bajón en momentos puntuales, pero la calidad sigue ahí y los personajes siguen siendo igual de interesantes.
Publicar un comentario