lunes, 20 de marzo de 2017

PS4 - Journey

Un juego que prensa y público coincidieron en decir que era imprescindible para PS3 era, sin lugar a dudas, Journey. Una obra pequeña, hecha con mimo y que conquistó a todo el mundo.

En mi caso no pude jugarlo en su momento, así que estoy encantado de poder hacerlo en la PS4. Aquí mi opinión.
Historia: Somos un ser que no tiene claro qué hace, pero aparece en medio de un desierto y sólo tiene la opción de emprender un viaje.

La verdad es que la historia que se nos cuenta la tenemos que intuir más que otra cosa, y no deja de ser una excusa para presentarnos la experiencia del viaje y optar por el apartado artístico elegido.

Relleno.

Apartado Técnico: Journey es un indie, un juego hecho por un estudio pequeño. Y como tal no se espera de él que muestra músculo gráfico de ninguna de las formas. Si a eso le sumamos que es un port de una consola técnicamente inferior, el resultado final es un juego que en lo puramente tecnológico se queda bastante corto. Te diría que mi móvil sería capaz de correrlo.
Donde sí que el juego destaca es en su apartado artístico. Se ha optado por un aspecto visual muy particular, que personalmente me ha recordado a las obras del estudio de Fumito Ueda. Un juego que entra por los ojos gracias a lo bien diseñado que está, lo que hace que no sirva para demostrar músculo técnico pero le hará envejecer mucho mejor.

Otro aspecto a destacar es su sensacional banda sonora, un auténtico lujazo y lo que más me ha gustado del juego, así os lo digo.

Jugabilidad: En esto también tenemos un juego muy sencillo, la mayoría del tiempo nos limitaremos a avanzar hacia delante superando una serie de fases de plataformas muy sencillitas.

Es un juego fácil de jugar, que apuesta por la atmósfera para enganchar al jugar pero que no supone ningún tipo de reto. Digamos que es más una experiencia.
Opinión Personal: Journey es un juego distinto, eso no hay quien se lo quite. Un juego que propone un viaje, una experiencia, más que una obra puramente jugable. Es un viaje que no nos llevará más de un par de horas, y que podremos repetir cuantas veces queramos.

Es cierto que vivir la experiencia que propone vale la pena, se siente como algo especial, que te envuelve gracias a su espectacular música y cuidado apartado artístico, dos elementos que ayudan a meternos en la piel del personaje que controlamos.

Pero personalmente creo que el juego es mucho menos de lo que me habían vendido, una demostración de que se pueden hacer cosas distintas con pocos recursos, pero más un experimento que un videojuego propiamente dicho. Que juegos como éste tengan puntuaciones superior (en mucho) a obras como The Order 1886 no sólo me indigna sino que no entiendo la forma de puntuar de los medios especializados.

Qué vale la pena? Sí. Pero yo no pagaría por él. Creo que como demo o algo similar sí que podría tener su recorrido, pero no veo en Journey la obra de culto que he leído y oído que es; veo en Journey una curiosidad que te entretiene las dos horas que dura, pero poco más.

Vosotros lo habéis jugado? Qué opiniáis?

Valoración Personal: 6.
Publicar un comentario en la entrada