sábado, 10 de marzo de 2018

Hace un Año CLXXII... Kong: la Isla de la Calavera

Kong, la isla de la calavera es la enésima intentona de Hollywod de traernos al mono gigante a las pantallas de cine, rebooteando una saga y dándole un enfoque un poco distinto al que estamos habituados (sin Nueva York de por medio, por ejemplo).

La película nos cuenta la historia de un hombre que quiere investigar una isla recién descubierta, para lo que pide ayuda al ejército y le movilice junto a una unidad que tiene volver de Vietnam (para que os hagáis una idea de la época). Y en la isla encontrarán una fauna de proporciones épicas.

Y nada nuevo bajo el Sol. Mucha acción mono gigante (y otros bichos), historia de venganza, personajes con cierto carisma... y todo bien rodado y con unos buenos efectos especiales.

No es una película larga (menos de dos horas), y su arranque (primera media hora) me parece impecable. Luego ya la cosa va desvariando un poco por la acción, y se pierde en el blockbuster, pero el inicio creo que es inmejorable.

En conjunto la película funciona muy bien como lo que es, una cinta sin pretensión más allá que la de entretener al que se acerque a verla. Un espectáculo visual un tanto más cafre del habitual (escenas violentas) y el arranque de una cosmología interesante que da para muchas secuelas.

Los actores están cumplidores, con papeles bastante planos que solventan con suficiencia (Tom Hiddleston, Samuel L. Jackson, John Goodman, John C. Reilley, Brie Larson...) un casting bastante bueno que ayuda a dar empaque a la película, y es que hay alguno que únicamente con aparecer ya te llena la pantalla. Papeles poco exigentes, pero bien llevados.

El ritmo también está bien medido, y aunque creo que hay un par de tramos que da un tropezón, nos lleva de la mano hasta el final, sin dejar que nos aburramos. Un final que, en mi opinión, peca de exceso, pero estamos en una película con mono gigante, así que no nos podemos quejar.

En conjunto creo que queda una película mucho mejor de lo esperado, que cumple expectativas y tiene ratos realmente brillantes. Un poquito más de ambición la hubiera llevado más lejos, pero se conforma con ser lo que es, y eso lo hace bien.

Yo me quedo con la de Jackson, me parece más locurón que ésta, pero me divierte más. Aun así, si os mola el mono gigante le podéis dar una oportunidad sin miedo a equivocaros.

Valoración Personal: 7,0.


PD: Los efectos especiales son brutales.
Publicar un comentario