miércoles, 10 de diciembre de 2008

PS3 - Ninja Gaiden Sigma


En el principio de los tiempos de mi PS3 no había prácticamente ningún juego que valiera realmente la pena, y como yo estaba ávido de nuevos experiencias en mi recién adquirida consola (sólo tenía el de Fórmula 1 y el de Boxeo) y éste juego era uno de los imprescindibles de la Xbox... pues que me lo compré (además, tenía buenos recuerdos del de la Mega Drive). Aquí tenéis lo que me ha parecido éste juego.

Historia: Cuenta la leyenda que existe una espada, la Espada del Dragón Oscuro, forjada con los huesos de un dragón. En caso de ser usada conducirá al caos al mundo conocido, y a la persona que la empuñe en el ser mas poderoso del universo, al convertirse en la reencarnación del mismísimo diablo. Pero existe otra arma, tallada a partir del colmillo de un dragón, que ha pasado de padres a hijos, de generación en generación, en el clan Hayabusa. Esa espada es lo único que podría devolver el equilibrio al universo en el caso de que el sello impuesto a la Espada del Dragón Oscuro se rompiera. Y ese día ha llegado.

Vale, la trama es una simple excusa para pillar a un Ninja que porte la espada legendaria (la buena, esto no es Heavenly Sword) para darse de tollinas con todos los enviados del inframundo y los secuaces de aquél que ha podido despertar el poder de la espada Oscura.

Nosotros encarnaremos a Ryo, el joven Ninja que ha visto cómo todo su clan es destruído, por lo que empuñará la espada familiar e irá en busca de venganza.

Vamos, no esperéis el mejor guión del mundo, porque no lo tiene, simplemente iréis viendo escena tras escena porqué estamos donde estamos y porqué tenemos que avanzar hasta el siguiente checkpoint sin descanso.
Gráficos: El juego es un port de una consola inferior (la Xbox original), con una mejor resolución y una animaciones ligeramente depuradas. Eso, en el momento en que salió no era ningún defecto, porque el resto de juegos tampoco aprovechaban en lo mas mínimo el potencial de la consola (y el juego era de lo mejor de la generación anterior); pero hoy en día se le ve un tanto trasnochado.

El protagonista es verdad que luce de fábula, pero tanto los enemigos genéricos como los escenarios se ven anticuados; y los efectos visuales tampoco es que sean para tirar cohetes (explosiones, por ejemplo).

La música excesivamente machacona acaba por cansar, y el resto de apartados sonoros cumplen sin mas.

No es un mal apartado, pero peca de los fallos que tenían prácticamente todos los juegos de la primera hornada de la consola.

Jugabilidad: Si se trata de un juego de avanzar e ir matando gente usando nuestra Katana, lo suyo es que el personaje responda instantáneamente a nuestras órdenes con el mando. Y en éste caso lo hace. Podremos ejecutar de mil y una maneras distintas a nuestros enemigos (lo que pide bastante habilidad), y ver moverse a Ryo por la pantalla mientras esquivamos, saltamos, pinchamos, rodamos, atacamos, etc… es un espectáculo.

Cuando controlamos a la chica (cuyo nombre no recuerdo ahora mismo) la cosa se torna un poco mas confusa, y es que no responde con la agilidad que debería (culpa del personaje, no de los controles).

Por lo que cuando nos toque controlarla estaremos deseando acabar el nivel lo antes posible y volver con Ryo.

Debo avisaros que el juego es chungo, chungo de cojones. De echo, es el juego mas difícil al que he jugado en mi PS3 y el único que he dejado de lado antes de completarlo en nivel normal (gracias a Dios que existe el fácil, y aun así me ha costado muuuuucho esfuerzo por mi parte). Así que del nivel difícil mejor ni hablar (si alguien lo consigue, que lo diga, es un maestro!).

Tanta dificultad echará para atrás a mas de uno, que pese a gustarle el juego, se verá frustrado al morir una y otra y otra vez en el mismo sitio.

Opinión personal: Éste juego me dejó un poco de bajón. Me explico: empieza muy bien, con escenas curradas, una trama que pese a ser típica de cojones es molona y una dificultad alta, pero en cierto modo, ajustada y desafiante.

A medida que va avanzando nos encontraremos vagando por zonas sin tener ningún motivo para estar en ellas. Con unos enemigos armados con ¿tanques?, que desentonan un poco en la ambientación (por lo menos para mí).

Daremos vueltas por zonas que parecen haber sido creadas para alargar la duración del juego, porque las pantallas que realmente molan son minoría (y en ellas prácticamente siempre hay escenas de trama).

Resumiendo: un juego que está bien, pero al que se le nota el paso del tiempo, y en del que sólo podrán disfrutar realmente los virtuosos del mando (de verdad, que es muy difícil). 

Así que si queréis un juego de éste estilo que mole mas (y mas asequible), os recomiendo el Heavenly Sword (o el Devil May Cry 4); que si bien puede que tengan algunos defectos, me parecen juegos mas redondos que éste.

Valoración en Meristation: 8. Link al Análisis.

A continuación os dejo un video de Youtube en el que se ve algo del juego, disfutadlo!

Publicar un comentario