jueves, 9 de mayo de 2013

Finales Felices T1


En ese afán extraño mío de seguir buscando comedias de treinta minutos, que es lo que va mejor para cenar, me hice con la primera temporada de Happy Endings (o finales felices, aquí en las Españas).

Lo primero que tengo que decir es que no seáis marranos, que Finales Felices no hace referencia a nada parecido a peluquerías chinas.

Luego, el argumento. Habéis visto Friends? Pues imaginad que los que se van a casar al inicio son Rachel y Ross.

Pues eso tenemos aquí, un grupo de seis amigos que se parece bastante al de Friends, pero puesto al día (un gay, un negro…) y bastante más exagerado.

Una serie de capítulos inconexos, desordenados (que tiene tela) que irán de menos a más a menos, trece capítulos en concreto, que parecen más una serie de pruebas para ver por donde tira la serie que un todo coherente y unificado.

La temporada en sí es divertida, los personajes son todos muy identificables, y las relaciones entre ellos también. El problema está en que no acaba de despegar, hasta el punto que todavía no me sé los nombres de los protagonistas.

Es divertida? Sí, sin lugar a dudas. De hecho tiene algún capítulo francamente bueno. Un casting muy completo y una producción a la altura.

Pero el problema es que es demasiado irregular, como si ésta primera temporada no fuera en serio.

Espero que la segunda tome lo bueno de la serie y siga a partir de ahí, porque material hay para convertirla en una imprescindible.

Vale la pena verla? De momento os diría que mejor esperéis, ya veremos en el futuro.

PD: Tiene tantas cosas de Friends, que hasta se autoparodia al respecto XD.

Publicar un comentario