viernes, 19 de julio de 2013

Las Guerras de Hierro - Las Monarquías de Dios


Un inicio muy, pero que muy bueno. Una continuación a la altura (pese a ser ligeramente inferior) y ahora? Llegamos al ecuador de las Monarquías de Dios con un libro que tiene difícil cumplir las expectativas.

Lo ha conseguido?

Historia: "Las Monarquías de Dios es simplemente la mejor serie de fantasía que he leído en muchos, muchos años." Steven Erikson

Su nombre es Corfe, único superviviente de la guarnición de Aekir, arrasada por los invasores merduk. Su vergüenza es haber sobrevivido cuando sus compañeros murieron, pero ahora tiene la oportunidad de enderezar su destino.

Tras destacar en la defensa del dique de Ormann, último baluarte del reino de Torunna, Corfe es destinado a la capital, un nido de intrigas donde el recién llegado, que comienza a estar rodeado de una aureola de heroísmo, es recibido con envidia.

El apoyo de la reina madre asegura a Corfe un mando, pero el resentimiento del rey lo reduce a un puñado de salvajes convictos sin pertrechos ni monturas. Sin embargo, Corfe convierte a sus reos montañeses en una fuerza temible y prueba su valía. Ahora deberá enfrentarse al poderoso enemigo merduk, detenido pero no derrotado, dispuesto a jugarse el todo por el todo y culminar su conquista de Occidente.

Mientras, en el extremo opuesto de Normannia, el rey Abeleyn de Hebrion ha recuperado el trono, pero yace víctima de sus heridas. Los rumores lo dan ya por muerto, y la frágil paz obtenida a un alto precio amenaza con quebrarse.

Y al otro lado del océano, en el Nuevo Mundo, una fuerza antigua se estremece, aúlla su furia y aguarda su momento para revelarse.

"Las Monarquías de Dios es Canción de Hielo y Fuego con pólvora, menos puntos de vista y un ritmo mucho más rápido." - Foro de westeros.org

Lo primero que sorprende al ponerse con la novela es que es incluso más fina que la anterior, poco más de 250 páginas. Y en ese volumen y con los frentes que había abiertos, estaba claro que iban a dejar a alguien fuera.

Así ha sido: los personajes que estaban en el Nuevo Mundo no aparecen, y la acción se centra (salvo páginas contadas) en la capital de Hebrion y en Torunna.

En la primera, tras la guerra civil y el final de la anterior novela, el que era el rey más carismático queda mutilado y en coma, lo que hace que empiece un nuevo juego de poder para hacerse con el trono (propiciado por la amante del rey). Pero su leal mago y la mujer que está llamada a casarse con él no piensan perder jugando a la política.

Y en el segundo, tenemos el ascenso meteórico del antaño soldado Corfe, con el que veremos la evolución de un ejército y los siguientes pasos en la guerra contra los merduk.

Es en ésta parte del mundo donde se centrarán los esfuerzos del escritor, sobre todo en lo que pasa Corfe para ir haciéndose poco a poco con cierto poder en el ejército de su país (pese a tener en contra el rey y a los nobles). Con él viviremos batallas, estrategias desesperadas, momentos de orgullo… y una estupendamente descrita campaña militar.

Porque eso es lo que primera en las Guerras de Hierro: la campaña militar de resistencia de Torunna contra el invasor.

Sí, siguen quedando en segundo plano las excomuniones, las luchas internas de poder, lo que pasa en las altas esferas de la iglesia, e incluso el viaje de los dos monjes y su terrible descubrimiento. Pero lo que prima es la guerra en todo su horror y su esplendor.

Personajes: En ésta novela la acción se centra muchísimo en Corfe y sus allegados, quedando muchos de los protagonistas de otros lugares en un segundo plano o simplemente sin aparecer. Vamos con los que merecen un comentario personalizado.

Corfe: Protagonista indiscutible. Al mando de unos pocos hombres sacados de las galeras tendrá que hacer frente a una campaña militar que le empujará al abismo o le hará destacar entre los otros coroneles del reino. Y más siendo el único con experiencia real en combate.

Me gusta mucho la evolución del personaje, que pasa de querer sobrevivir y regodearse en su vergüenza a dirigir a unos hombres por los que se preocupa, rehacer mínimamente su vida y conseguir contra viento y marea logros inimaginables. Muy chulo el ver la lealtad que despierta, así como su relación tirante (por decir algo) con el estado mayor, u otra más íntima con la madre del rey.

Tiene los mejores capítulos del libro, y desde su punto de vista asistiremos a batallas inmensas (y otras más pequeñas) en las que el futuro del reino pende de un hilo.

Tanto sus subordinados, la reina, el rey o los otros generales tienen bastante peso también en la novela, y se dividen entre los que están a favor del ascenso de Corfe y los que están en contra.

Hebrion: Como he dicho ya, éste es el segundo sitio donde se desarrolla la acción. En él tendremos a un mago de la corte haciendo malabares con los leales al rey para que no se descubra su estado mientras intenta encontrar una solución para recuperarle.

Además, la recién llegada del reino vecino y futura reina se alinea con el mago, demostrando que es una mujer de carácter y con experiencia en los movimientos de la corte.

Y luego está la amante del rey, embarazada y que quiere controlar el reino mediante su hijo; siempre y cuando el rey no se recupere y consiga los apoyos suficientes de la nobleza del reino.

Otros: Muy poquitos personajes más, a destacar los dos monjes que van en misión auto asignada para descubrir la verdad sobre los cimientos de la fe que separan a los reinos ramusianos de los merduk. Dos hombres jóvenes, a los que alimenta la llama de saber que están haciendo lo correcto.

Se echa de menos algún capítulo más para conocer qué están haciendo en los demás reinos o en el centro de poder de la iglesia.

Opinión personal: Las Guerras de Hierro me ha parecido una excelente continuación de los dos libros anteriores, siendo mejor que el segundo pero quedándose algo por detrás del primero.

Al desarrollarse la novela en invierno, cuando las cosas se mueven menos, el autor ha podido centrarse en la rápida ascensión de Corfe, sus batallas (tanto en el campo como en la política) y su ascenso.

Un ascenso que va parejo a la desesperada situación que vive el reino con el mayor ejército de cuantos componían las monarquías de Dios, y que le va poniendo en una situación en la que cada vez más y más gente depende de él.

Una novela que sigue el trepidante ritmo de las anteriores, cuyo punto fuerte sigue siendo la total y absoluta ausencia de la paja tan típica en los libros de fantasía, y no por ello ofrecer una trama plana o unos personajes sin motivaciones.

El autor juega muy bien con la acción como motor de los personajes, moldeándoles según les van pasando cosas, y considerándoles parte de la trama y no el eje de la misma (al contrario que en obras como Juego de Tronos).

Una novela con un componente bélico mucho mayor que las anteriores, y que deja las grandes cuestiones para futuros libros. Ahora tocaba crear un líder y ver cómo seguía la guerra contra los merduk. Y eso es lo que se nos ofrece.

Me encanta. Me he vuelto fan del autor con éstos tres libros, y no puedo menos que esperar con muchas ganas cómo seguirá la saga (en las dos novelas que quedan).

Altamente recomendable, y más para los que quieran iniciarse en el género pero les tire para atrás ver mamotretos (que a mí me encantan) de más de setecientas páginas.

Haciendo un símil con series de televisión: si esto fuera 24H, Juego de Tronos sería Homeland.

Valoración Personal: 9,4.

Publicar un comentario