viernes, 6 de septiembre de 2013

El Aliento de los Dioses

Que me encanta Brandon Sanderson no es una sorpresa para nadie, pero que es mi autor favorito igual ya igual sí. Así que era raro que no me hubiera leído aún su segunda novela, sobretodo siendo la única que me quedaba en castellano por leer.

Y era precisamente por eso que me resistía: si me lo leía no había nada más. Pero con el último de la Rueda del Tiempo, una novela corta y el segundo de la Guerra de las Tormentas en Camino, era el momento de leerme el libro.

Historia: Hace años, el rey de Idris firmó un tratado con el reino de Hallandren. El rey Dedelin enviaría a su hija mayor, Vivenna, para casarse con Susebron, el rey-dios de Hallandren. Vivenna ha sido entrenada durante toda su vida para ser una novia adecuada para Susebron y así cumplir con su deber y ayudar a forjar una paz estable entre Hallandren e Idris. Ese era el plan hasta que el rey de Idris envía a su hija Siri, desobediente e independiente, en lugar de Vivenna. Siri intenta encontrar su lugar en la corte de Susebron, pero mientras lo intenta descubre la verdad oculta sobre el reydios.

En Idris, su hermana Vivenna está preocupada y teme que Siri no esté preparada para esa nueva vida, por lo que decide viajar a Hallandren. Allí se reúne con la gente de Idris que trabaja en la capital, T'Telir, y comienza una nueva vida de espionaje y sabotaje. El plan de Vivenna es rescatar a Siri, aunque tal vez ni necesite ni desee ser salvada.

Brandon Sanderson (Nebraska, 1975) es un autor joven que está siendo considerado una de las grandes revelaciones de los últimos años en el género de la fantasía. Se dio a conocer en 2005 con su primera novela, Elantris, a la que siguió la trilogía Nacidos de la bruma, publicadas en España por Ediciones B. Ha sido nominado dos veces para el premio John W. Campbell y ha sido elegido como el continuador de A Memory of Light, el volumen final de la famosa serie La rueda del tiempo que el popular Robert Jordan (fallecido en 2008) no pudo terminar.

Una princesa fue prometida al rey-Dios del país vecino para intentar evitar una guerra que ha estado a punto de estallar desde que se firmara la paz hace cientos de años. Ahora, el tiempo de cumplir el tratado y enviarla a la ciudad enemiga ha llegado; el problema viene cuando no se envía a la que se debía enviar, sino a su hermana pequeña.

Dicho envío hace que la que estaba destinada a ser la mujer del rey-Dios se encuentre sin un lugar en el mundo, con lo que decide ir a Hallandren (la corte de los Dioses) a rescatar a su hermana.

Además, en la misma corte de los Dioses tenemos a uno de ellos que no acaba de tener claro ser un Dios, e intenta convencer a los demás de que no lo es. Cierto, es más grande, fuerte y bello que los demás; volvió a la vida y debe alimentarse del aliento de personas para morir, pero no cree ser capaz de cumplir las expectativas que su pueblo pone en él.

Todo en un mundo con una magia muy especial, basada en los alientos (o almas) que se pueden absorber y usar para animar objetos. Los Dioses de éste mundo (o retornados) deben consumir uno cada semana para no morir, y mantener así su aliento especial.

Dos países en guerra fría, una corte de Dioses llena de intrigas, una princesa enviada a un destino que no quería y otra que intenta salvarla, y todos envueltos en misterios e intrigas que se van solapando hasta el fantástico final donde se resuelve todo.

Personajes: Seguiremos a tres personajes a lo largo de la novela, saltando entre ellos durante los capítulos y siguiendo tramas aparentemente separadas que se unirán hacia el final del libro.

Con cada uno de ellos intentaré explicar un poquito como es su entorno y los personajes que en él destacan.

Siri: La hija joven de la familia real de Idris ha sido malcriada sin tener un propósito en la vida, viviendo como buenamente quería y despreocupándose de cuanto sucedía a su alrededor. Pero un buen día, su padre decide enviarla a ella en lugar  de a Vivenna como mujer del rey-Dios de sus enemigos.

Deberá pasar dicho trance solo, rodeado de mujeres que la atienden y sacerdotes que la tienen como un simple Receptáculo para tener el hijo de su rey-Dios. Con ella conoceremos más cosas de lo más alto del gobierno de Hallandren, así como a su temido rey-Dios y alguno de sus sacerdotes.

Vivenna: Criada desde su nacimiento para ser la enviada a Hallandren, su mundo se derrumba cuando su padre envía a su hermana, momento en el que se va de casa hacia la ciudad y empieza a idear cómo salvar a su hermana. Ilusa y altanera, es el personaje que más evoluciona.

De entrada está en una ciudad con unas costumbres y religión que no son la suya y rodeada por un grupo de tres mercenarios (dos de ellos simplemente épicos) que cumplen sus órdenes.

Sondeluz: Se trata del personaje más especial de la novela. Un retornado, Dios de su ciudad, atendido día y noche por sus sacerdotes y con pocas cosas que hacer además de ser adorado por su pueblo y cumplir algunas tareas rutinarias.

Lo curioso es que él no cree ser divino, y se empeña en interpretar el papel de idiota para que la gente no le tome en serio. El problema es que contrala una cuarta parte de los soldados de su reino, que sólo le obedecen a él, lo que hará que se vea envuelto en las intrigas de la corte lo quiera o no.

Con él conoceremos las discusiones de los dioses, el funcionamiento de la corte y a su sumo sacerdote, una persona bastante especial, también.

Hay varios personajes más, incluso algunos que no son exactamente lo que aparentan ser, pero prefiero dejarlos en el aire para no spoilear nada relevante de la novela. Descubridles vosotros mismos.

Opinión Personal: Sanderson tiene la manía de lanzarte al mundo que él ha creado e ir descubriéndotelo poco a poco a medida que los personajes protagonistas van viendo más del mismo y avanzando en sus respectivas tramas.

Esto puede hacer que de entrada uno se encuentre algo desubicado, pero enseguida lo centra gracias a la facilidad que tiene para meterte en su mundo, explicarte sus reglas y luego disfrutar de los personajes y tramas que crea para la ocasión.

Con éste El Aliento de los Dioses nos cuenta un cuento de princesas y Dioses, pero a su manera especial, porque cuando parece que te vas haciendo a la idea de lo que puede pasar, cómo funciona el mundo o quién es quién, va y te da un giro que le da una nueva perspectiva a lo sucedido hasta el momento.

Es un libro que sucede casi todo en una ciudad, es más, dos de los tres protagonistas ni siquiera salen del palacio, lo que da una sensación de desarrollarse entre cuatro paredes bastante importante; hace pequeño lo que es una historia grande (Dioses, guerra, política). Y eso puede que no guste a todo el mundo.

De todos modos se trata de una novela auto conclusiva (de la que yo compraría la continuación, por cierto, en caso de escribirla) que va ganando en ritmo a medida que avanzan las páginas, con un final cerrado pero que abre posibles continuaciones.

Una novela de personajes, ya que son ellos, sus vivencias y sus acciones las que nos meten de lleno en la trama. De esas que aunque tenga algunas descripciones, quedan algo de lado para meterse en los diálogos y la acción, auténticos puntos fuertes del autor (junto a la creación de sistemas de magia).

No es la mejor novela jamás escrita, pero sí que es una muy buena opción para los que disfruten de un buen libro de fantasía, que no por ser más lineal o tener menos tramas que otros del género se hace menos ameno.

Me parece una novela excelente, merecedora de estar en las estanterías de cualquiera y que sabe atrapar más y más a medida que se avanza y aparecen más personajes y elementos.

Muy recomendable, como todo lo que escribe éste buen hombre y tiene más de 400 páginas.

Valoración Personal: 9,4.


Publicar un comentario