sábado, 5 de octubre de 2013

El Origen de los Guardianes


De vez en cuando, si uno no tiene muy claro qué peli ver un viernes por la noche, acaba tirando de lo primero que encuentra, y éste fue el caso con El Origen de los Guardianes.

Dicha película podríamos encuadrarla dentro de las obras menores de Dreamworks, esas que no revientan taquillas, pero que siempre entretienen y te dejan satisfecho.

Concretamente, ésta nos cuenta la historia de Jack Frost, un espíritu del frío que ha estado siempre solo. Pero cuando un tal Sombra quiere dejar sin navidad a todo el mundo, Jack se unirá a otros personajes de cuentos populares (bastante americanos) para hacer frente al temible enemigo.

Son 97 minutos de metraje hecho con la maestría habitual del estudio que le pone el sello, por lo menos en lo técnico. Y es que visualmente no hay nada que reprocharle a El Origen de los Guardianes.

Luego está el desarrollo de la película, una cinta de aventuras al uso, donde el grupo protagonista tendrá que pasar por varios momentos peliagudos hasta llegar al inevitable final.

Lo mejor? La primera hora. Una hora que me sorprendió gratamente, porque en una película donde no esperaba encontrar gran cosa, encontré un metraje delicioso. Una cinta que pese a estar dirigida a un público eminentemente infantil, no deja de lado cierto humor algo más adulto, así como un estupendo desarrollo del personaje principal.

Lo peor? Los últimos cuarenta minutos. No son malos, de hecho están bastante bien. El problema viene cuando hace un giro hacia los tópicos habituales del cine del género, perdiendo parte del encanto especial que venía teniendo.

La recomiendo? Pues sí. Creo que es una de esas películas que pasan bastante desapercibidas pero que poco tiene que envidiar a sus hermanas mayores (sin ir más lejos creo que es mejor que Brave) y te da más de hora y media de diversión sin complicaciones.

Valoración Personal: 8,2.


Comprar
Publicar un comentario