sábado, 28 de junio de 2014

Indiana Jones y el Templo Maldito

Siguiendo con mi intención de traeros las cuatro películas de la saga Indiana Jones en cuatro semanas consecutivas, hoy tocaba ir a por la segunda: Indiana Jones y el Templo Maldito.

El reto era bastante grande con ésta película, ya que con la anterior lo petaron y ahora tenían más presupuesto y respaldo del estudio para ponerse con su secuela. Lucas tuvo la brillante idea de hacer como en Star Wars, un segundo capítulo más oscuro, algo que impregna la película por los cuatro costados.

El desarrollo es más o menos el mismo: Indie está buscando una reliquia de gran poder que a su vez está buscando un segundo grupo. Algo que le hará viajar por distintos lugares exóticos del mundo hasta llegar (de rebote) al Templo Maldito, el lugar donde se desarrolla casi todo el metraje.

Es una película que bebe cosa mala de la anterior, intenta copiar la fórmula y el desarrollo, pero introduciendo más acción y espectáculo, sin olvidar el humor que Ford sabía desplegar en esa época.

La idea no es mala, y se nota que hay un esfuerzo consciente para ofrecernos más y mejor, pero por desgracia para Spielberg y Lucas la película flojea mucho, siendo para mí la peor de las cuatro (sí, incluyendo la Calavera de Cristal).

En ésta película tenemos una mujer que de actuar sabe más bien poco (se entiende su participación al saber que acabó casándose con Spielberg), y la inclusión de un niño repelente al más puro estilo Jar Jar no hace sino acrecentar la repulsa hacia los acompañantes de Harrison Ford en el casting.

Además, esa supuesta oscuridad no le sienta bien a ésta película de aventuras, dejando de lado en ocasiones el disfrute familiar para mostrar escenas que no vienen a cuento (pese a ser impactantes, y más pensando en el año en que se rodó). Es como si hubieran querido hacerlo todo más deprimente y lo hubieran conseguido (para mal).

Entendedme, no es una mala película, simplemente queda por debajo de la anterior, y eso, sabiendo los medios con los que contaron es algo que cuesta perdonar, más teniendo el talento que tenían los implicados en el film.

Yo llegué a dormirme en un par de ocasiones, y eso en una peli de aventuras es algo imperdonable. Sólo apta para fans y nostálgicos, el resto pasad a otra cosa.

Valoración personal: 6,0. (algo más de dos puntos menos que su primera entrega)


Publicar un comentario