lunes, 23 de junio de 2014

Mad Men T4


La serie que paso a comentaros hoy es una de esas de las que no me acuerdo hasta que veo que se ha llevado algún premio o empieza una nueva temporada, momento en el que me hago con la siguiente que me toque y la veo del tirón. Y normalmente vuelve a olvidarla hasta que las condiciones anteriores vuelven a cumplirse.

La temporada en cuestión es la cuarta de Mad Men, esa serie de los hombres que beben y fuman y no son considerados prostitutas. Hombres metidos en publicidad durante los años 60.

La temporada arranca con la nueva agencia de publicidad creada al final de la temporada anterior; una agencia que debe hacerse un nombre y ser algo más austera debido a que no tiene tanta liquidez ni tantos clientes como tuvo en su momento, pero que cuenta con otras armas en su haber.

Lógicamente no sólo de la agencia de publicidad y sus problemas vive la serie, pero sí que nos sirve de nexo de unión entre los distintos personajes que trabajan en ella y sus familias.

Y es en la mezcla entre la vida privada, la profesional y el retrato de la época donde Mad Men sobresale en ésta cuarta temporada, la mejor de todas hasta el momento sin ningún tipo de duda.

Hasta el momento me estaba pareciendo una buena serie a la que le faltaba acabar de despegar para hacerse una imprescindible, y no sé si es el cambio de Status Quo de los protagonistas o que me he hecho con ellos (geniales todos los actores, pero el que hace de Don Draper es espectacular), pero el caso es que me han parecido capítulos mucho más redondos, con más elementos interesantes y un desarrollo de la temporada más interesante.

Ahora sí que entiendo la cantidad de premios que se ha llevado la serie. Eso sí, me extrañaría que en la quinta se mantuviera el nivel, está altísimo!

Publicar un comentario