martes, 3 de junio de 2014

Usagi Yojimbo #8 Sombras de Muerte

Hoy os traigo un tomo de un manga que no llevo al día y cuyos primeros tomos llevan más de una década en la estantería. El caso es que ha sido por verlos durante tanto tiempo allí que me han ido entrando cada vez más ganas de releerlo y ponerme al día.

Empiezo con el número 8, pero realmente fue el primero que se publicó en España. Es de esas cosas que las editoriales españolas han hecho de vez en cuando, como partir libros en cachitos y venderlos por separado.

Lo primero que llama la atención es que se trata de la típica (o no) historia de samuráis pero con la peculiaridad de representar a los personajes como animales antropomorfos, es decir, que el prota es un conejo samurái.

Éste estilismo que a priori parece destinar la obra a un público infantil no es sino una fachada que esconde historias profundas con un estilo de dibujo claro, de trazo limpio y muy vistoso.

En éste primer (u octavo) número tenemos a un personaje que no se presenta, pero del que vamos sabiendo cosillas según avanza la trama, una trama partida en distintos capítulos auto conclusivos que hacen (a veces) referencia a historias ocurridas en tomos anteriores (inexistentes al publicarse éste). Sé que parece un poco lioso, pero puede leerse perfectamente sin haber leído nada más del personaje.

Las historias van de menos a más, teniendo desde la típica en la que debe proteger un pueblo a otras más experimentales o del estilo Adachi en las que se nos transmite enterita sin una sola nube de texto.

Lástima que la bizarrada inicial (con las tortugas ninja) tire de espaldas a más de uno, porque el resto del tomo es muy, pero que muy bueno, y engancha cosa mala.

Llama la atención que el autor tiene esa rara capacidad de saber transmitir sentimientos con la composición de las viñetas, ya que con un dibujo bonito pero para nada espectacular es capaz de hacernos ver qué pasa por la cabeza de los personajes sin que digan nada.


Puliendo las escenas de acción puede ser un imprescindible.
Publicar un comentario