lunes, 2 de junio de 2014

XBOX360 - Dishonored


Fue una de las revelaciones del 2012, y mezclaba géneros como sólo los grandes juegos pueden hacerlo: Dishonored prometía ser una gran experiencia jugable, así pues, quién podía resistirse?

Historia: Encarnamos al miembro más leal al servicio de la reina de Dunwall, una urbe entre renacentista e industrial. 

De hecho, acabamos de volver de unas negociaciones con un país vecino, negociaciones para buscar una cura para la enfermedad que asola nuestro país: una plaga de rápido contagio que convierte a la gente en poco más que cascarones violentos.

Desgraciadamente, no hemos encontrado nada, y así queremos hacérselo saber a nuestra reina. Y en ese momento un grupo de asesinos ataca y acaba con la vida de la soberana.

Momentos después empieza de verdad nuestra aventura, con el protagonista encarcelado por asesinar a la reina y la ciudad en las garras tanto de la peste como del conspirador que realmente ha pedido el asesinato.

Una historia de traiciones que nos llevará a recorrer distintas localizaciones de la ciudad, buscando pruebas, eliminando a los cabecillas de la rebelión y tratando de encontrar venganza.

Es una buena historia, cuyo final varía según qué decisiones tomemos en momentos puntuales, así como nuestro comportamiento durante el juego.

Un mundo rico, algún que otro enigma y unas pocas quest secundarias completan una buena trama.

Apartado Técnico: Dishonored es un juego bonito, que destaca sobre todo por su calidad artística, gracias a la cual asistiremos a varias panorámicas preciosas y unos escenarios con multitud de caminos para que los explotemos.

Es una ventaja muy grande cuando un juego tiene un apartado artístico tan bueno, o simplemente tan propio. Por qué? Pues básicamente porque tiene ante sí una vida mucho más larga, al no quedarse desfasado tan deprisa cuando aparece un nuevo motor gráfico.

Motor que cumple de sobras, pero que no llega a la altura de los juegos Top de la consola. Notable alto.

En lo que al sonido se refiere, estamos ante un doblaje (al castellano) de los buenos, con una banda sonora y efectos de sonido que acompañan pero no entorpecen. Si tuviera algún tema con más fuerza o uno principal sería de diez.

Un juego que no apuesta por ser el que más polígonos muestra en pantalla a la vez, cosa que tampoco le hace falta ya que lo suple con un diseño excepcional.

Jugabilidad: En la introducción he dicho que Dishonored es una mezcla de géneros bastante variopintos, algo que uno no pensaría al ver que se juego como un shooter en primera persona cualquiera.

Pero la gracia del asunto está en que no se pueden afrontar las misiones de una forma frontal o violenta porque nos matarán sin demasiados problemas. Lo que tenemos que hacer es movernos por el mapa en sigilo, intentando que nadie nos vea y acabar sólo con aquellos que son nuestros objetivos.

Como era de esperar esto es más fácil de decir que de hacer, y habrá momentos en los que fallaremos y tendremos que luchar (son rápidos y sangrientos). Pero si conseguimos hacerlo a la perfección seremos recompensados.

Para hacerlo, el protagonista cuenta con una serie de poderes que podrá usar de forma limitada (como sentir a los enemigos cercanos, o teletransportarse distancias cortas). Son un puñado de poderes, todos útiles, aunque el de teletransporte será el que usaremos de forma casi abusiva.

Y no sólo de poderes vive el personaje. También hay una serie de talismanes escondidos en cada pantalla que nos darán ciertos bonos durante la partida. Incluso contaremos con distintos artilugios (pistola, ballesta, espada, trampas…) que podremos hasta mejorar con el dinero que encontremos.

En definitiva, estamos ante un juego lleno de posibilidades y que cada cual puede encarar como quiera. Divertido, desafiante y variado.

Opinión Personal: Cuando me puse a jugar a Dishonored esperaba un Deus Ex con otra ambientación pero similar base jugable. Y no me equivocaba demasiado.

Lo bueno es que por lo general las pantallas están mejor resueltas, siendo igual de difícil casi cualquiera de los caminos que tendremos ante nosotros (en Deus Ex había una forma de jugar que lo hacía todo más fácil).

Un mundo que atrapa, una base jugable sólida como pocas y un desarrollo de misiones (tanto por trama como por caminos) realmente bien planteado.

Así pues, lo recomiendo sin reservas? Casi que sí. Y pongo el casi porque para mi gusto le falta un poquito más de inmersión en lo que respecta a la trama, que tiene momentos muy largos en los que vas haciendo y ni te acuerdas de porqué estás en ese tejado.

Eso, unido a un par de fallos menores y la necesidad de ir en sigilo (fans del Call of Duty absteneros) hacen que sea un juego distinto, una propuesta muy bien hecha en la que uno tiene la sensación de que el estudio de desarrollo no tuvo los recursos necesarios para hacer un triple A, y pese a ello acabaron haciéndolo.

A mí me ha gustado mucho, tanto que me he pillado el primero de los DLC (divertido, pero no aporta gran cosa) y no descarto hacer lo mismo con los siguientes en un futuro próximo.

Valoración Personal: 9,2.



PD: Dura unas 12/14 horas en una primera vuelta, pero es muy rejugable.

Publicar un comentario