jueves, 26 de junio de 2014

Vikingos T1


Vikingos es una de las serie de la temporada pasada que más habían llamado mi atención por su concepto: ser históricamente rigurosa y ambientarse en una época y un lugar que no están demasiado vistos.

Porque sí, el título nos lo dice todo, en Vikingos veremos cómo vivían esas gentes conocidas por ser saqueadores y marineros, además de adorar a los dioses nórdicos (Odín y compañía).

En la serie seguiremos la vida de Ragnar Lockwood, un guerrero más bajo las órdenes de un conde vikingo que tiene mujer y dos hijos y que sueña con partir hacia el oeste en lugar de hacer un viaje habitual como era el de asolar las costas al sur y al este de su país.

Ante la negativa de su señor, Ragnar decide hacerlo de todos modos a escondidas, construyendo un barco y embarcando junto a guerreros amigos y leales (entre los que destacan su hermano y el constructor del barco) para partir hacia las misteriosas tierras del oeste.

Con el barco acaban en Inglaterra y… bueno, desde ese momento mejor lo veis vosotros.

El caso es que estamos ante una serie muy bien hecha, que presenta unos paisajes, atuendos e interiores dignos de una gran producción, pero que peca de quedarse algo escasa en las batallas a gran escala (que de todos modos son resultonas).

Buenos valores de producción que van acompañados, además, de unas interpretaciones muy buenas, tanto por parte de Ragnar y los suyos como por la de los demás que van apareciendo en la serie. Gran casting.

Y luego está ver cómo funciona como serie, y hay que decir que va de menos a más, cogiendo ritmo y empaque según avanzan los capítulos, con un muy buen clímax en el antepenúltimo capítulo para acabar algo peor con los dos últimos (sobre todo el último).

Es cortita, está bien hecha, tiene acción, romance, traición, sangre, política y es bastante rigurosa históricamente. Así pues, ya tardáis en darle una oportunidad.

No es perfecta, queda lejos del referente con el que se la comparará más: Juego de Tronos, pero cuenta con suficiente entidad como para que valga la pena verla.

Publicar un comentario