viernes, 4 de julio de 2014

El Mar de las Espadas - El Elfo Oscuro XIV (Senda de Tinieblas IV)

Con éste libro acabo la subsaga del elfo oscuro conocida como Senda de Tinieblas, de la que algún amigo mío me había advertido hace ya unos años y cuyo final paso a reseñaros a continuación.

Historia: Cuando se descubre la marca del gran martillo de guerra Aegis-fang grabada en la espalda de un peligroso forajido, Drizzt ya no puede contentarse con suponer que Wulfgar está a salvo. El elfo oscuro y sus compañeros parten para encontrar al bárbaro de una vez por todas. A medida que van descubriendo fragmentos del rompecabezas en que se ha convertido la vida de su amigo, crece la determinación de Drizzt de encontrarlo. Mientras sus amigos lo buscan, Wulfgar navega con el capitán Deudermont tras el Aegis-fang robado que ahora está en manos de la vil pirata Sheila Kree. Pero la pirata no tiene intención de aguardar a ser capturada.

Tras un libro, el anterior, que dejaba de lado la historia de Drizzt y sus amigos, volvemos con una entrega que viene a intentar cerrar toda la recuperación del poderoso bárbaro haciendo un paralelismo simbólico con su búsqueda de Aegis Fang.

Porque esto es lo que nos encontraremos en ésta novela: un bárbaro ya más parecido al que conocíamos que se ha propuesto recuperar el símbolo de su orgullo, ese martillo que forjó su padre adoptivo y cuando estaba en lo más bajo cayó en manos de una pirata. Para ello se enrola en la tripulación del más famoso cazador de piratas.

Por otro lado tenemos a los Compañeros del Hall, que han recibido noticias sobre la pérdida del martillo y se embarcan en una búsqueda que esperan les haga reencontrarse son su viejo amigo.

Y para acabar está la historia de un elfo que lleva entrenándose años para acabar con Drizzt, alguien que le ha estudiado y parece tener un motivo personal para acabar con nuestro protagonista.

Como trama nos encontramos lo que cabe esperar en éste tipo de libro: un libro directo, ágil de leer y con un par de tramas lineales a más no poder que, sin embargo, consiguen entretener bastante mejor que en anteriores ocasiones. Eso sí, no penséis encontraros nada rompedor, porque tenemos una historia típica pero que distrae.

Personajes: Así como en la novela anterior pasábamos a seguir a los malos, en ésta veremos de nuevo a los personajes a los que tanto cariño les hemos cogido a lo largo de ésta longeva saga (además de algún villano nuevo). Los principales son los siguientes:

Drizzt: Protagonista de la saga, aquí le vemos algo más suelto (supongo que al no ser él el personaje principal). Es alguien que ha madurado bastante, feliz y con una relación fuerte. Se hace raro verle tan completo.

Bruenor: El enano gruñón que adoptó a Wulfgar como a un hijo es el primero en emprender el viaje cuando piensa que éste puede tener problemas, aunque ponga como excusa el martillo que él mismo forjó. Cabezón y huraño, no deja de ser el que más se preocupa por los demás.

Regis: El pequeño halfing, igual algo harto de que le traten como a un miembro menor de los Compañeros del Hall, empieza a cambiar su actitud hacia el peligro, participando activamente en el combate, aunque sea a su manera.

Cattie Brie: La ya (no tan) joven hijastra de Bruenor se nos muestra como alguien más maduro, que está a gusto al lado de Drizzt y que busca la aventura por exprimir cada segundo de su vida.

Wulfgar: El bárbaro que tan pesado se hizo en las novelas anteriores de ésta microsaga parece volver a su antiguo yo poco a poco a lo largo de éste libro. Su nueva situación social y su reencontrada ansia guerrera le van devolviendo a su antiguo ser.

Para intentar volver a ser él mismo al 100% se marca como meta recuperar el martillo que tanto le identificaba en el pasado.

Tripulación del Duende de Mar: El capitán y su mago juegan un papel secundario pero importante en la narración, aceptando y espoleando a Wulfgar durante parte de la aventura. Los cazadores de piratas harán lo posible por decirle la verdad a un viejo amigo, aunque sea decirle la verdad a la cara.

Tripulación del Quilla Sangrienta: Los malos de la historia, una banda pirata a las órdenes (y con lugartenientes) de una mujer. Los típicos piratas de la costa de la espada, con la particularidad de tener una alianza con una tribu de ogros.

Le’lorinel: Otro foco de problemas para el grupo es éste elfo, al que vemos obsesionado desde el principio con Drizzt, con un odio profundísimo y que hará cualquier cosa que esté en su mano para acabar con el elfo oscuro. Es un personaje consumido por la rabia que apenas tiene nada más que su misión personal.

Opinión Personal: El Mar de las Espadas es la conclusión lógica de lo que ha sido Senda de Tinieblas, es decir, una novela de lectura rápida que intenta recuperar todo lo bueno de la saga de Drizzt juntando de nuevo a los Compañeros y haciéndoles vivir una aventura (por separado) hasta juntarlos para recuperar el martillo de Wulfgar, y con él a su amigo.

Y poco más, acción, enemigos con algo de carisma, unos cuantos combates e incluso humor. La conclusión? Que estamos ante una novela ligera que únicamente sirve para recuperar a un personaje importante.

Es de esos libros ideales para leer entre cosas más potentes, que te dejan avanzar por sus páginas sin esfuerzo alguno y te ayudan a olvidarte del mundo real durante un rato. Eso sí, únicamente para fans del personaje, el resto se lo puede saltar sin demasiados problemas.

Valoración Personal: 7,5.


Publicar un comentario