miércoles, 2 de julio de 2014

Sandman #8

Parece mentira que a la altura de un octavo tomo (de diez) de una colección, ésta siga consiguiendo sorprenderme. Y Sandman lo consigue.

Posiblemente no se trate del mejor tomo de ésta obra, ya que deja de lado las tramas de Sandman y su familia (en parte) para centrarse en la Posada del Fin de los Mundos, un lugar donde pueden llegar gentes de distintos mundos cuando algo muy gordo está a punto de pasar.

En dicha posada asistiremos a una serie de historias aparentemente inconexas que se cuentan a modo de entretenimiento para aquellos que han llegado a la posada; historias que empiezan y acaban en cada capítulo y que pueden contener ellas mismas otras historias. Así, a modo de muñeca rusa asistiremos a cuentos de todo tipo, con personajes de distintos lugares y momentos que no parecen tener nada que ver.

Las historias en sí son algo irregulares, hay algunas simplemente geniales mezcladas con otras algo más flojillas, pero en conjunto nos dan un tomo coherente y de un gran nivel que para desmerece el conjunto de la obra. Una obra cuya imprescindibilidad ya entiendo y que recomiendo desde ya a todo aquél que tenga alguna curiosidad por leérsela.


Publicar un comentario