jueves, 25 de septiembre de 2014

Homeland T3

Lento pero seguro voy poniéndome al día de las series que sigo, o al menos voy poniendo al blog al día (la vi en enero). Series que como Homeland siguen ocupando mi tiempo de ocio.

Una Homeland que encara su tercera temporada con un cambio de enfoque respecto a las dos anteriores, con un protagonista masculino huyendo como el hombre más buscado de los EEUU y una protagonista en plena crisis personal.
Es una tercera temporada a la que le cuesta arrancar, que se centra mucho más en las secuelas personales del final de la segunda temporada (para la familia de él y la salud mental de ella) e incluso las políticas, con una CIA puesta en entredicho y con la posibilidad real de acabar desapareciendo.

Son unos primeros capítulos muy lentos, que en ocasiones rozan lo aburrido. Y no por la falta de acción, sino por la falta de interés de lo que nos cuentan, unido a una pérdida palpable de ritmo narrativo.

Y es una pena, porque si algo supo hacer bien antes Homeland es atrapar a base de capítulos bien estructurados que te mentenían en tensión pese a que en ocasiones no pasara nada.

Por suerte cuenta con un tramo final a la altura anterior de la serie, que enganchan cosa mala y redime el conjunto de la temporada.


Sigue siendo una buena serie, pero ha perdido potencia respecto a las anteriores y deja de ser de lo mejor que puede verse en televisión.
Publicar un comentario