lunes, 10 de noviembre de 2014

Anime - Hajime no Ippo: Rising

Como deberíais saber ya seáis o no asiduos al blog, soy un auténtico fan del manga de Hajime no Ippo, bueno, y de sus animes anteriores también XD. Con éste currículum no es de extrañar entonces que la última temporada publicada hasta la fecha del anime haya pasado por televisor.

Hoy os comento Hajime no Ippo: Rising.

Estudio: Mad House
Capítulos: 25
Manga Original de: George Morikawa
Historia: Estamos ante una obra con bastantes capítulos a sus espaldas, así que el bakground en la misma es considerable; es por eso que quien no haya visto aún las primeras temporadas (ya tarda) se va a comer unos spoilers del tamaño del continente americano.

Tenemos un arranque justo tras el final de la temporada anterior, con un Ippo ya campeón japonés y encarando sus defensas por el título. En ésa temporada no irá más allá de eso, seguir consolidándose como púgil en Japón mientras intenta pulirse para dar más adelante el salto.

Por otro lado está Takamura, esa bestia parda que tras ser ya campeón mundial da a conocer su plan: ganar en todas las categorías de peso desde la que está; y en esa dirección le veremos trabajar y luchar.

Es un manga de boxeo, con dosis de humor y que cuenta como puntos fuertes con unos personajes muy carismáticos y unos combates muy bien hechos. Por si fuera poco, en ésta temporada tendremos un nuevo flashback de la juventud del entrenador y unos cuantos combates importantes para prácticamente todos los miembros del gimnasio.

Se pasa volando y se disfruta mucho, aunque sigue la tónica de los animes de boxeo con un punto extra de calidad de los que otras obras carecen (como el ya nombrado flashback).
Apartado Técnico: Adelanto que no estoy demasiado metido en el mundo del anime actual, por lo que mis referentes son algo más antiguos, como de hace entre 10 y 15 años, que era cuando devoraba sin para anime tras anime.

Aun así, con Hajime no Ippo han sido muy fieles al aspecto visual del manga, con un trabajo general más que decente.

Sí, las mujeres son todas iguales, pero eso es un fallo del dibujante original y que han dejado por ser fieles a su obra.

Por lo demás tenemos lo habitual en series de ésta duración: un arranque y final bastante buenos pero un ligero bajón (a veces pronunciado) en algunos de los capítulos con menos acción, remontando de nuevo cuando estamos en los puntos álgidos de los combates, donde la animación se sale.

Las voces son las de siempre, mientras que me gustaba más la banda sonora de la primera temporada.
Personajes: Al contrario de lo que hago habitualmente en éste tipo de reseñas no me iré a hacer un 1x1 pormenorizado de los protagonistas, más bien una ligera opinión más global.

Como he dicho en la parte de la historia, gran parte del atractivo de Hajime no Ippo está en sus personajes y en cómo se relacionan entre sí, pudiendo pasar del más serio momento durante una situación tensa al humor más absurdo e incluso escatológico.

En esto no se salva nadie, desde el entrenador hasta las chicas que beben los vientos por Ippo. Un Ippo que apenas avanza en sus relaciones personales (lo que se hecha bastante en falta).

En general están todos bastante igual, destacando sólo entre los habituales el trozo del pasado del entrenador Kamogawa como una nueva visión de personajes ya conocidos o la reaparición de Volg.

Luego están los rivales, auténticas piedras de toque de lo divertida o emocionante que es una saga, y aquí tenemos dos que brillan con luz propia: Sawamura (el malo malísimo de la temporada) y Eagle (casi un caballero de brillante armadura que se enfrenta con Takamura).

Por lo demás sólo queda destacar la fijación que tiene el autor con los americanos, a los que hace con personalidades bastante extremas cada vez que salen.

Opinión Personal: Para mí Hajime no Ippo es un producto imprescindible, sobre todo en su versión manga. Y soy fan absoluto también de la versión animada.

Dicho lo cual creo que cualquiera al que le guste ver anime en sus ratos libres debería hacerse con todo lo que hay sobre éste personaje, las tres series y los Ovas son de obligado visionado.

Hace tan bien la mezcla de humor, acción y personajes carismáticos como lo hiciera en su momento un clásico de los mangas de deporte como es Slam Dunk (obra de cabecera en casa) con el punto que la que trato hoy aún sigue en publicación (y yo siguiendo al día) con lo que el material que hay es ingente (más de 100 tomos).

Y como el manga no va a llegarnos, creo que ver su adaptación animada es obligatorio. Tiene un buen ritmo, no se estanca, y no se autocensura (es igual de absurda por momentos XD).
De verdad, sé que pueden parecer muchos capítulos, pero no os llevéis a engaño, se os pasarán en un suspiro!

Valoración Personal: 9,8.
Publicar un comentario