lunes, 24 de noviembre de 2014

PC - Guild Wars 2

Que soy un freak de los videojuegos no pillará a nadie por sorpresa, pero que lo he sido durante años de los MMORPG igual ya sólo lo saben los asiduos al blog.

En ésta línea de juegos está el último gran exponente del género que ha pasado por mi pc (con el permiso de la beta del Final Fantasy XIV), y que no es otro que Guild Wars 2. Vale la pena meterse en éste gran mundo?

Historia: Estamos ante un mundo enorme, con multitud de zonas, razas, clases… todas ellas con sus propias tramas entrelazadas y que podemos jugar si queremos conocer todos los puntos de vista del juego.

Pero básicamente estamos ante un mundo de fantasía medieval con algunos toques steam punk (en la figura de los gnomos) en el que durante generaciones ha habido guerras, lo que nos deja un background riquísimo.

En éstas guerras se han creado multitud de facciones y naciones (a las que podremos pertenecer), pero que ahora se enfrentan a una amenaza mayor que todas las anteriores: los dragones antiguos despiertan, entes de gran poder que amenazarán a toda la faz de Tyria, que deberá decidir si unirse o perecer.

Son cinco los grandes dragones que presenta el juego, cada uno con sus tramas que se entremezclan con las ya mencionadas tramas que hay en cada zona del juego, las de las distintas razas o las de profesión. Todo esto nos da un mundo increíblemente rico, que por si fuera poco va cambiando con el tiempo gracias a eventos dinámicos (en los que se puede participar) que modifican el lore del juego y lo hacen avanzar.

Muy, pero que muy trabajado.

Apartado Técnico: Los Mmorpg nunca se habían destacado por punteros técnicamente, más bien han tenido siempre la lacra de tener que mostrar en pantalla mapeados enormes, que, eso sí, tienen un trabajo artístico increíble detrás.
De un tiempo a ésta parte ésta tendencia se ha ido invirtiendo, saliendo juegos del género realmente espectaculares y con un músculo técnico que tira de espaldas.

Guild Wars 2 está a medio camino, con un apartado visual muy sólido, con unos personajes que destacan sobre el resto, pero unos escenarios que no desmerecen para nada. Esto es en parte gracias a que las distintas zonas del juego están separadas por puntos de carga, permitiendo que el juego cargue sólo la (gran) zona en la que estás en ese momento y se olvide del resto. Es un truco que no molesta (se cargan rápido) y que permite mucha mayor carga poligonal.

Por suerte éste despliegue visual viene acompañado de un trabajo artístico a la altura (aunque algo inferior a juegos como el wow, según mi opinión) lo que da como resultado un producto que no petardea para nada.

Esto viene acompañado por una banda sonora sublime, un doblaje al inglés más que decente y unos momentos scripteados que dan mucha espectacularidad al conjunto.

No es lo mejor del género (Final Fantasy XIV está un par de escalones por encima) pero permite estar orgulloso del pc que lo mueve a Ultra todo.
Jugabilidad: Estamos ante el típico MMORPG en lo que a base jugable se refiere, con su barra de habilidades (de las que tenemos un tope a poner en ellas) con dos de las cuales vienen limitadas por el arma que equipemos. Me paro un momento en la barra porque esconde gran parte de la personalización del juego: podemos tener decenas de habilidades, pero tendremos que elegir cuáles queremos equiparnos según nuestro estilo de juego.

El objetivo? Ir avanzando por la trama, haciendo misiones, crafteando, y buscando coleccionables. Unos coleccionables que suponen un soplo de aire fresco (y que me tuvieron enganchado), ya que en cada mapa veremos una serie hitos a conseguir (vistas de las zonas, pruebas de habilidad, misiones especiales…) y que irán desbloqueando poco a poco nuestro porcentaje de completar cada zona. Puede parecer una tontería, pero empuja a no dejarse nada para ir acabando el 100% de cada zona y que nos den su cofre.

Como siempre hay mazmorras y raids, elementos a hacer en grupo a los que se suman los eventos dinámicos (ya vistos en Warhammer Online) y que consisten en cosas que pasan cada cierto tiempo en el mapeado estemos o no, una serie de quest que cuentan una historia y que se completan con la ayuda de cualquiera que pase por allí. Esto desemboca en auténticas hordas de jugadores yendo a la par sin conocerse de nada y sin tener ni que hablar, pero da una sensación de unidad y de mundo vivo de la que todos los juegos del género deberían aprender.

Por lo demás, nada nuevo bajo el sol: sistema que funciona, que intenta aportar mecánicas nuevas o pulir las ya existentes, pero que es continuista con lo ya visto en el género.
Opinión Personal: Guild Wars 2 tiene todos los elementos que un jugador de rol online puede desear: ingentes cantidades de contenido, coleccionables para aburrir, una buena historia, un buen pvp, personalización de personajes y… sin cuotas mensuales.

Sí, no lo he dicho hasta ahora, pero si queréis jugar al Guild Wars 2 tendréis acceso a todo su contenido comprando sólo la caja del juego (con micropagos para elementos de personalización o experiencia extra, pero totalmente prescindibles). Un modelo de negocio arriesgado pero que para el jugador implica un juego casi infinito por apenas 30€.

Es cierto que no innova en nada, pero todo lo que tiene lo hace bien, muy bien.

Así que si alguien quiere introducirse en éste género y no sabe qué juego buscar, ya tiene ganador. Es verdad que el juego de Star Wars tiene la licencia detrás, o que las tramas de los personajes están más curradas, pero creo que Guild Wars es superior, y debería ser la elección de cualquiera que tenga una o dos horas cada día para ir desarrollando a su personaje en éste mundo tan rico.

Sí, he dicho un tiempo cada día, porque éste tipo de juegos no son para jugadores casuales, requieren horas y horas por nuestra parte para exprimirlos al máximo, con contenido de alto nivel muy trabajado o la necesidad de meterse en un clan si queremos verlo todo. Es ésta exigencia la que hace que no le ponga más nota, porque (al menos ya en mi caso) el tiempo ha pasado a ser bastante limitado, y no me puedo permitir ocupar horas y horas en el mismo juego, prefiriendo experiencias más limitadas pero más variadas.

Lo dicho: si queréis probar un juego de éste género y no sois freaks de Star Wars, comprad Guild Wars 2. Seguro que os atrapa.

Valoración Personal: 9.
Valoración Metacritic: 90.

Comprar
Publicar un comentario