viernes, 12 de diciembre de 2014

Reyes del Amanecer - Trilogía de los Macht III

Seis meses después de haber leído Corvus, segunda entrega de la trilogía de los Macht, al fin me leo su tercera y última parte: Reyes del Amancer, con la que pongo punto y final a la segunda saga que leo de Paul Kearney tras los Reyes Heréticos.

Vemos qué aporta éste libro.

Historia: Tras lograr el objetivo aparentemente imposible de unificar a las belicosas polis macht en una sola nación, el genio militar de Corvus se dirige al otro lado del mar. Allí se extiende el vasto Imperio asurio, una antiquísima civilización cuyo poder han padecido los macht durante siglos. Pero hoy, Corvus se propone invertir las tornas y llevar la guerra de conquista al corazón del Imperio. 

Rictus, el lugarteniente de Corvus, conoce bien el Imperio: en su juventud lideró la retirada de los Diez Mil, una hazaña épica cuyos ecos resuenan en la historia. Ahora, unido a Corvus, realizará el camino inverso en condiciones muy diferentes: con un ejército bien pertrechado e inspirado por un rey carismático. 

Pero el viejo Imperio, aunque lento en moverse, tiene a su disposición un gigantesco poderío militar, y bien puede estar dejando internarse a la hueste macht sin presentar demasiada resistencia para luego cerrar bruscamente la trampa sobre ella, y así poner fin a los sueños de conquista del prodigioso Corvus.

De nuevo han pasado unos años de la fulgurante ascensión de Corvus a rey de los macht, una ascensión que ha llevado su tiempo consolidar y unir a todas las ciudades estado de ésta gente en una sola nación.

Pero ahora ya está hecho, y el siguiente plan de éste joven rey es aún más temerario: ir al imperio asurio a donde los Diez mil fracasaron y conquistar el antiguo imperio que lleva en pie desde hace milenios.

Como no podía ser de otra forma le acompañará el ya anciano Rictus de Isca, así como varios de sus generales más queridos y carismáticos.

Si el lado de Rictus y Corvus se limita básicamente a una campaña militar y los problemas que tienen para llevarla a cabo, del lado de los invadidos tenemos algo más de chicha. Un imperio con tanto tiempo de antigüedad acostumbra a sentirse invulnerable, y es por ello que la mayoría de esfuerzos de sus dirigentes acostumbran a ir a consolidar el poder interno antes de a luchar contra el invasor; de éste modo tendremos a un par de hermanos, herederos del trono, luchando por sus vidas y siendo manipulados por la esposa del monarca (un monarca que se siente ya anciano).

En general es una trama que mezcla unas tres o cuatro tramas, ninguna demasiado grande pero que en conjunto nos dan una visión global muy interesante de lo que son la vida militar y la vida en un palacio que está anclado en las costumbres y donde tiene más valor el saber manipular que el ser realmente buen gobernante.

Personajes: El libro no es demasiado extenso, y pese a ello cuenta con una serie de personajes que tienen sus propios problemas y tramas a lo largo del mismo. Los principales son los siguientes:

Rictus: Ha sido el eje central de toda la saga, desde un joven de 16 años que vio arder su ciudad hasta el mayor confidente del rey de los macht. Un hombre sencillo que no sabe hacer otra cosa más que la guerra pero que siente que sus días de gloria están a punto de pasar, aunque tiene la ilusión de ver cumplidos los sueños de Corvus antes que eso suceda.

Corvus: El prodigioso joven de la primera novela sigue igual en ésta segunda. Es un personaje con una curiosidad más propia de un niño y un carisma capaz de arrollar el mundo por el que pasa (además de un genio militar). En ciertos momentos me recuerda a Griffith de Berserk, con el que comparte muchas similitudes (todas las buenas, el lado oscuro se lo dejamos a la creación de Miura).

Otros generales: Un ejército en movimiento de ésta magnitud arrastra a muchos otros grandes nombres, generales de distintas divisiones y con bastante carisma (aunque menos aprovechados que en el libro anterior). Tenemos desde el amigo de la infancia de Corvus hasta el segundo de Rictus. Todos hombres de guerra ligados a su rey por años de batallas y victorias imposibles.

El rey: Sigue siendo el mismo rey que consiguió expulsar a los Diez mil hace treinta años, un hombre que siente el peso de la edad y de lo que ha tenido que hacer para gobernar su país durante tantos años. Para su desgracia tiene una mujer intrigante y unos herederos que deben morir para evitar que suceda lo mismo que en su juventud. Es un hombre reflexivo que sabe de lo que son realmente los macht y que se comporta como alguien inteligente y preparado para la responsabilidad que ostenta.

Heredero y esposa: La primera esposa y el primer hijo del rey son los personajes más odiosos del libro (los únicos villanos reales), siendo la primera una intrigante que ha estado en la sombra del trono durante décadas, mientras que el segundo es alguien que sabe que será rey y que odia a sus hermanos (odio inducido por su madre, para que no le sepa mal matarlos antes de la muerte de su padre).

La primera es un mal bicho, mientras que el segundo es un sádico que puede tener su excusa en quién le ha criado.

Hijos segundos: Una pareja de gemelos serán los otros hijos (de entre muchos) que veremos en el libro. Él es el más amenazado por la inminente ascensión de su hermano mayor, con lo que deciden huir de palacio antes de que acaben con ellos.

El chico es un buen guerrero, valiente y algo cínico que quiere a su hermana por encima de cualquier cosa. Ella es un alma más frágil, criada entre algodones pero que decide abandonar todos los lujos para seguir a su hermano más querido.

Esclavo: Por último hay que destacar el papel de un esclavo de las cocinas del gran rey, un joven curioso que será testigo de excepción (muy a su pesar en ocasiones) de grandes acontecimientos de la novela. Es un joven leal al que enseguida se le coge cariño, pese a sus evidentes defectos.

Opinión Personal: Reyes del Amanecer es un muy buen cierre de trilogía, un cierre que nos cuenta la última gran guerra y los movimientos que llevan a su conclusión.

Pero por encima de eso es la historia de un hombre capaz de remover al mundo por lograr sus ambiciones, paralela a la de un imperio estancado en los formalismos y en las intrigas internas.

En general es un libro que se lee de forma muy amena, con esas múltiples tramas y personajes ya mencionados anteriormente aportándole fondo e interés.

Sigue siendo, eso sí, un libro eminentemente bélico en el que (desgraciadamente) asistimos a una sola batalla (espectacular, eso sí); así que en ocasiones da la impresión que la guerra es demasiado sencilla, avanzando sin apenas oposición hasta esa gran confrontación final.

Lo mejor de todo son las tramas personales de los personajes (no como en el anterior, donde estaba por encima la campaña militar), con el crecimiento personal de varios de ellos, destacando un Rictus ya muy maduro y con otra visión de todo lo que sucede.

Reconozco que no es un libro para todos los públicos, y tiene la nota que tiene más por el conjunto de la saga que por él en sí mismo (un poco más flojo que sus predecesores). Un libro muy entretenido pero que me ha dejado un sabor algo agridulce, como si no se hubiera aprovechado del todo el potencial que tenía, dejando muchas cosas en un segundo plano que se podrían haber explotado mejor.

Pero bueno, para mí no deja de ser un libro excelente, de un autor que me gusta mucho.

Lo recomiendo? Creo que si queréis empezar a leer algo de éste hombre sería mejor idea empezar por los Viajes de Hawkwood; si ese os gusta encontraréis éstos muy chulos (repito que se leen muy deprisa, enganchando cosa mala gracias a la habilidad del escritor).

Valoración Personal: 9,0.


Publicar un comentario