sábado, 13 de diciembre de 2014

Alien, el octavo pasajero

Uno de los estupendos regalos de reyes que recibí el año pasado fue una colección con las cinco películas de Alien en bluray, colección que por manías de Rasetsu con las películas de terror ha tardado bastante en empezar a desfilar por mi reproductor, pero al fin lo ha hecho, y hoy os traigo la primera de ellas: Alien, el octavo pasajero.

Para los que no lo sepáis, se trata de una película del año 1979 dirigida por el antes solvente yRidley Scott, una película de terror con un presupuesto ajustado (que no bajo) y que nos contaba cómo un carguero espacial se detenía en un planeta y se topaba con una forma de vida desconocida, forma de vida que se infiltraría en la nave y empezaría una cacería con los miembros de la tripulación.

La película era básicamente eso: la lucha por la supervivencia de una tripulación que no tenía ni idea de a lo que se enfrentaba, un alienígena que tardábamos mucho en ver, y que proporcionaba un nivel de terror psicológico muy bien llevado.

Una ambientación espacial, una corporación egoísta y un robot muy majo completaban una trama tan sencilla como directa y entretenida.

Hay tres elementos que, en mi opinión, hicieron que la película triunfara como lo hizo y que a día de hoy se haya convertido en una auténtica película de culto.

El primero es la ambientación: unos efectos especiales hechos a la antigua, a base de crear los escenarios y usar la imaginación.

El segundo son los actores, un grupo de gente encabezada por la Weaver y con apenas siete personas en el mismo. Fueron un grupo de gente que supo meterse en lo que el papel requería de ellos y realmente te crees que están en la situación tan desesperada que tienen.

El tercero es, indiscutiblemente, el alien. Y es muy curioso que diga esto, ya que se trata de un elemento que apenas sale en pantalla hasta el final, que se deja entrever de vez en cuando, pero que tiene un diseño y una presencia tal en la película que se hace imposible entenderla sin él.

Vista a día de hoy la película adolece de algunas cosas propias de su época, aunque hay que reconocerle que para tener 3 añitos más que yo se conserva bastante mejor, así que pocas quejas al respecto.

Como película de terror sigue funcionando, posiblemente por el no mostrar al alien casi nunca, además de tener algunas escenas (cafetería) que se quedan en la memoria de todo aquél que las ve. Uno de los motivos de que siga viéndose bastante bien pese al tiempo transcurrido es que no se usaran efectos digitales, una técnica que envejece muchísimo peor que la artesanía.

Probablemente sea una película excesivamente sencilla o con algunas cosas que cantan bastante, incluso con un ritmo un pelín irregular para los estándares de hoy, pero no deja de ser muy notable que te pongas una película con 35 años y seas capaz de meterte en ella casi como si tratara de un estreno reciente.

En cuanto al Bluray nos encontramos un producto un tanto flojillo en lo que a imagen se refiere, lejos de otras remasterizaciones con edades similares (Rocky) y con un doblaje al castellano bastante cantoso (probablemente a lo que más se le notan los años), lo que me hace recomendar su visionado en versión original.

Vale la pena? Sin lugar a dudas cualquier cinéfilo que se precie debería tener ésta película en su estantería, y más con ediciones o packs como el que dejo más abajo.

Si queréis pasar una tarde viendo un clásico “moderno” o tenéis curiosidad por saber cómo se originó una saga que incluso a día de hoy sigue teniendo secuelas, no lo dudéis y vedla.

Valoración Personal: 8.
Valoración Metacritic: 83. 

Pack Evolution: From Prometheus To Alien [Blu-ray]

Publicar un comentario