martes, 7 de abril de 2015

Los Muertos Vivientes #5: La Mejor Defensa

Me iba a esperar a que llegara mi cumpleaños para pedirme el segundo y tercer volumen tochos de Los Muertos Vivientes, pero el mono era tan alto que al menos el segundo me lo he tenido que comprar ya.

Dicho volumen vuelve a incluir cuatro tomos más finos, de los que llevan la serie más o menos al día, así que siguiendo con la tónica que llevo hasta el momento hoy os reseñaré el quinto de ellos (y el primero de los que se compone éste segundo volumen).

Éste número nos puede llevar a engaño desde su inicio, ya que parece que se va a tratar de una historia en la que los supervivientes se irán haciendo con la cárcel, descubriendo algunas cosillas, afianzando según qué relaciones e incluso haciendo planes de futuro.

Pero en el momento más inesperado ven cómo un helicóptero sobrevuela la prisión y se estrella a unos cuantos kilómetros, cosa que hace que tres de los protagonistas decidan ir a investigar. Y lo que era en un inicio una investigación ilusionante se torna en algo macabro cuando son descubiertos por un grupo ajeno a ellos, un grupo que les lleva hasta un pequeño pueblo regido por un hombre que se hace llamar gobernador, un hombre que tiene muy claro lo que quiere y cómo conseguirlo.

Parece mentira lo rápido que gira ésta serie hacia la violencia tanto física como psicológica sin previo aviso, con unas escenas crudísimas y que nos presentan la primera gran comunidad de supervivientes ajena a la de los protagonistas, con un líder muy marcado y unas costumbres distintas.

Todo el tramo final de ésta historia es increíble, de esos que te hacen querer seguir leyendo aunque se acerque la hora de ir a dormir (y por suerte tengo otros tres tomos en reserva!).


Publicar un comentario