miércoles, 6 de mayo de 2015

Fairy Tail #40

Hoy os hablo de un tomo de un manga que ya no tiene ni la más remota idea de hacia dónde va. La historia de los magos de Fairy Tail y alrededor sigue al más puro estilo Mashiba: dando bandazos sin demasiado sentido ya base de sagas sin demasiada relación entre sí.

En ésta ocasión nos toca lidiar con el final del torneo de la magia, unos capítulos de combate limpio pero sin que ninguno destaque sobre los demás, al final una resolución un tanto patillera y a otra cosa, eso sí, entre saga y saga escenas y escenas de los miembros celebrando y haciendo el cafre, así como de las féminas en pelota picada.

Y luego a presentar historia nueva, que si gigantes, que si hielo y fuego, que si nuevos enemigos… vamos, otra vez más de lo mismo y sin ningún tipo de pudor.

Lo curioso del caso es que la obra sigue funcionando como un entretenimiento puro, de esos de apagar el cerebro totalmente y dejarse llevar por la ingente cantidad de gente que sale por las páginas del comic, así como por una trama sencillita y que se nota que no está planificada.

Los que busquéis un shonen fresco y original, o que aporte algo nuevo, no os acerquéis a éste. Si lo es son la repetición de clichés una vez tras otra pero hecha con cierta gracia, disfrutaréis.

Personalmente empiezo a cansarme ya de éste tipo de obra, y aunque me divierta no creo que empiece otro shonen al uso sin una crítica estupenda detrás. Supongo que me hago mayor y me parece que obras con más de veinte años a sus espaldas le dan mil vueltas a esto (incluso Rave me parece mejor hilado que Fairy Tail, y es del mismo autor).

Seguiré comprándolo porque me gusta el dibujo y veo un autor con un gran potencial, pero estamos ante algo muy normalito.


Publicar un comentario