viernes, 10 de julio de 2015

El Prisma Negro - El Portador de la Luz I

Por segunda vez me adentro en una nueva saga llevado de la mano de las recomendaciones de Goodreads. La primera fue la del Druida de Hierro, que me gustó mucho, y la segunda ha sido la que nos ocupa hoy: el Portador de la Luz, que empieza con el Prisma Negro.

Habrá vuelto a acertar la web de recomendaciones?

Historia: Primera entrega de la magnífica nueva trilogía del autor de El ángel de la noche. 

Gavin Guile es el Prisma, el hombre más poderoso del mundo. La frágil paz que reina en Cromeria no podría sostenerse sin el ingenio y encanto de su emperador y sumo sacerdote. Pero la vida de los Prismas tiene fecha de caducidad, y Guile sabe exactamente cuánto tiempo le queda: cinco años en los que tiene que lograr otros tantos objetivos aparentemente imposibles. 

Y cuando descubre que tiene un hijo, nacido en un reino lejano al terminar la guerra que le otorgó el poder, tiene que decidir qué precio está dispuesto a pagar con tal de proteger un secreto que podría reducir su mundo a escombros. Una nueva y apasionante saga que entremezcla la lucha por el poder, las vicisitudes de la guerra y las historias más humanas, que consolidará a Brent Weeks como uno de los maestros del género fantástico.

Nos encontramos ante el enésimo mundo de fantasía ligeramente más avanzado que el medieval europeo (con mosquetes y algo más de tecnología). La particularidad que tiene éste es su sistema de magia, basado en los colores y su manipulación (algo que no puede hacer todo el mundo, ni tan sólo es habitual poder manipular más de un color).

En éste mundo existe la Cromería, un centro de poder entre político y religioso que se dedica a adiestrar a los capaces de usar el color, asignándoles destinos en función de sus aptitudes. Y es allí donde vive el Prisma, un hombre capaz de usar todos los colores del espectro y doblar la luz ante su voluntad.

Nosotros seguiremos en un inicio a Kip, un joven de quince años alto y muy gordo que vive en un pueblecito de poca importancia, pero el recién autoproclamado rey del país quiere dar un escarmiento con el pueblo de Kip, matando a todos los habitantes y enviando al joven en una huida desesperada.

Saltando entre un personaje principal y otro (son pocos) iremos aprendiendo cómo funciona el mundo, la magia, su política y lo que sucedió hace 16 años durante la mítica guerra del Falso Prisma. Así, a medida que los capítulos pasan nuestra visión del mundo se va ampliando, así como la trama y el carisma de los personajes que desfilan por sus páginas.

La mezcla de secretos del pasado con los del presente aderezada por unos personajes de fuerte personalidad y un sistema mágico muy original dan como resultado una novela que se devora, una novela con elementos bélicos, románticos, de drama… y con acción y humor suficientes como para satisfacer al más tiquismiquis.

Un gran arranque para la saga en lo que a trama se refiere, no es de esos libros lentos de presentación.

Personajes: Probablemente estemos ante lo mejor de la novela, unos personajes de carácter muy definido, consecuentes con sus ideas y que se enfrentan a los desafíos del libro como pueden según los recursos que tienen en ese momento. Enganchan, incluso te encariñas con ellos en apenas un libro.

Los principales son los siguientes (sin entrar en spoilers):

Gavin: El actual Prisma, el hombre vivo capaz de usar más magia. Es a la vez la cabeza visible del poder de la Cromería y una amenaza para la misma. Gavin se comporta de forma desenfadada, como si no quisiera que nadie se preocupara por él, trazando propósitos para cada año de su vida como Prisma (los Prismas viven como mucho 7, 14 o 21 años desde que son nombrados como tales).

Es de esos personajes que enganchan con su vitalidad, secretos ocultos y evidente deseo de hacer lo que puede con el tiempo que le ha tocado.

Kip: El chico de 15 años que se ve en medio de una guerra sin quererlo ni beberlo, un chaval del que han abusado toda la vida y que se siente un perdedor (a lo que ayuda su peso y su actitud). Todo cambia para él cuando descubre (pronto) quién es su padre y lo que es capaz de hacer.

Es un personaje que no piensa demasiado antes de decir las cosas, lo que le mete en problemas de más.

Puño de Hierro: El dirigente de la guardia privada de la Cromería, un grupo de trazadores (los que usan magia) de élite encargado de velar por la vida tanto del Prisma como de la Blanca (otra figura importante dentro de su religión).

Puño de Hierro se toma muy en serio su misión, un hombre gigante, todo músculo y la efectividad personificada, aunque no por ello deja de tener una personalidad interesante.

Liv: Estudiante patrocinada de la Cromería, desde su punto de vista veremos lo peor del sistema, como unos patrocinadores que tienen a sus patrocinados en condiciones de semiesclavitud. Es una chica de 17 años proveniente del mismo pueblo de que Kip, y el joven ha sentido un amor platónico importante por ella desde que tiene uso de razón.

Dazzen: Hermano menor de Gavin, un hombre que parecía tener los mismos poderes que el Prisma y cuya existencia desató una guerra fratricida que arrastró a todo el continente. Ahora languidece (16 años lleva) en una prisión inexpugnable creada por su hermano, pensando en cómo huir como único entretenimiento.

Karris: Guardia Negro a las Órdenes de Puño de Hierro, enseguida veremos que entre Gavin y ella hubo algo en el pasado, incluso que pudo ser el detonante de la guerra. Ahora es una mujer consagrada a su trabajo que parece haber dejado atrás todo sentimiento en favor de una eficiencia ejemplar.

Antagonistas: Una novela de éste tipo no sería nada sin unos antagonistas a la altura, y ésta la tiene (incluso alguno que de entrada no lo parece). Entre ellos destacan el rey Garadul, el hombre cuyo ego reaviva los rescoldos de la guerra y el Omnícromo, una misteriosa figura que postula todo lo contrario a la Cromería y que cuenta con varios trazadores a sus órdenes.

Otros: Hay unos cuantos personajes más con cierta importancia, desde el padre de Liv a la Blanca. Son de esos que permanecen casi todo el rato en un segundo plano pero que dotan a la novela y su mundo de una profundidad mucho mayor al contar cada uno de ellos con un trasfondo propio o historias personales que les hacen mucho más interesantes.

Opinión Personal: El Prisma Negro ha sido una novela de fantasía que me ha sorprendido para bien, ya que integra los elementos que me hacen disfrutar de una novela de éste estilo el 90% de las veces que aparecen en una:

-         Personajes Carismáticos (Imprescindible)
-         Mundo interesante (con su pasado y secretos escondidos)
-         Conflicto armado (no es imprescindible, pero ayuda)
-         Acción y humor, unidos a diálogos ágiles y bien puestos.
-         Sistema de magia entendible y bien planteado, con límites claros.

Ahora mismo igual me olvido alguna cosa, pero a grandes rasgos con esos elementos se puede hacer una novela que me enganche a poco que el autor sea hábil (y éste lo es).

Para ser un libro de 700 páginas me lo he trago que ni me he dado cuenta, devorando páginas en grupos de 50 a un ritmo vertiginoso, con capítulos de unos 8 minutos de media (también ayuda que sean cortos) y unos 12/14 como mucho, haciendo que el clásico “venga, sólo uno más” llegue a su máxima expresión.

Un libro de fantasía épica con muchos elementos recurrentes del género, pero con la suficiente originalidad como para no hastiar y un desarrollo imparable que te lleva hasta el final en un suspiro.

No digo que estemos ante una obra maestra ni nada por el estilo, pero sí que es uno de esos libros que vale la pena leerse si te gusta el género, en ese caso no defraudará a nadie, estoy convencido.

A mí me ha encantado, demostrando que las recomendaciones de Goodreads están siendo de lo más afinadas, y poniendo a su autor en la lista (corta) de aquellos a los que pienso seguir de cerca junto a Sanderson, Hamilton o Abercrombie.

Altamente recomendable, y más teniendo en cuenta que se trata de un excelente primer libro de una saga que parece (por las críticas) que sólo va a mejor, así que ya sabéis lo que os toca hacer: corred y comprad un ejemplar del Prisma Negro.

Valoración Personal: 9,4.

Publicar un comentario