miércoles, 4 de noviembre de 2015

Gantz #26/#27

El post de hoy trata de la última minisaga de Gantz justo antes de meterse con la última y más larga (10 tomos del tirón). Es curioso que la cosa se destape, se explique de dónde salen las bolas negras y quién lo ha fabricado todo y te quedes igual.

La parte de las revelaciones es increíble (de que no te la crees) y no va a ninguna parte, mientras que lo interesante viene por la parte del equipo protagonista: una misión en Italia con multitud de equipos de otros países, muerte, destrucción… y al final de todo una resurrección egoísta que nos deja con dos Kuronos sobre el mundo (buena premisa que no se explotará, como siempre).

En conjunto queda una trama de transición hacia la última, la del fin del mundo, en la que vemos acción, tenemos explicaciones, hay situaciones nuevas… y te da ya bastante igual. Una sensación de indiferencia que acaba de asentarse y que hace que éste manga ya pase a ser una inercia más que otra cosa. Vamos, que es aquí donde la cosa acaba de romperse y pasa a ser puro fanservice, sin nada más detrás (y eso que fanservice ya era desde el principio).

Una auténtica lástima, porque sigo diciendo que la acción es muy buena, el dibujo excelente, el ritmo notable y las premisas estupendas; incluso los desarrollos se hacen interesantes, pero en las resoluciones se vuelve algo aburrido y sin pies ni cabeza, con más agujeros de guion que el Tesoro de Manitu (referencia que sólo entiendo yo) y, en definitiva, pierde el empuje que tenía.


Veremos los diez últimos leídos del tirón qué tal son, pero sabiendo lo que pasa mucho me temo que me aburriré bastante.
Publicar un comentario