sábado, 6 de febrero de 2016

Hace un Año LXIII... Jupiter Ascending

Ésta semana me tocaba ver uno de las mayores decepciones a nivel de crítica y público del pasado año: Jupiter Ascending, una Space opera de los hermanos Wachowski que de entrada había levantado mucha expectación pero cuyo resultado final decepcionó cosa mala.

La película nos cuenta la historia de Júpiter, una chica de padres inmigrantes que se dedica a la limpieza y que está viviendo una vida bastante insatisfactoria. Pero un buen día aparecen en su vida unos cuantos aliens diciéndole que es una reina, y que debe volver con su familia para reclamar su herencia (varios planetas entre los que se encuentra la Tierra).

La premisa está bastante bien, mezclando el típico relato de la cenicienta con una historia intergaláctica de rencillas dentro de una misma familia, con la Tierra de premio final. Lo malo es que pasada la primera mitad de la película la trama va bajando enteros hacia un simple espectáculo visual del que es posible acabar empachado.

Hablemos primero de los actores, un grupo que parece hacer su trabajo sin ningún tipo de interés, como si no supieran bien qué leches están haciendo o porqué, pero repitieran lo que les dicen desde dirección. Ni la Kunis ni el Tatum me han gustado, así que sólo salvo a Sean Bean dentro del reparto.

Con los actores a un nivel bajo y la trama cayendo en la segunda mitad, debe haber algo que salve a la película para que no sólo la apruebe sino que le ponga la nota que tiene. Y ese motivo no es ni más ni menos que los efectos especiales.

Tenemos entre manos una película que tira de Cgi a lo bestia en casi todo su metraje, mezclándolo con un maquillaje y un vestuario que no me han gustado lo más mínimo. Pero ese Cgi está a una altura realmente buena, con momentos de espectacularidad visual realmente remarcable.

Éste Cgi acompaña a las mejores escenas de la película: las de acción. Porque más allá de la simple trama que pueda tener ésta película es una peli de acción y efectos especiales sin complicaciones, y en ese campo consigue satisfacer con unas escenas bien trazadas aunque pequen a veces de exageradas.

En conjunto ha quedado un blockbuster de manual que sólo destaca en la acción y los efectos especiales, dos elementos que se sobreentienden en éste tipo de películas. Supongo que la decepción viene por quién nos trae la cinta: los hermanos Wachowski que tan bien lo hicieran en la pretérita Matrix y que desde entonces tampoco es que hayan conseguido ninguna cinta destacable como directores desde entonces, así que no tengo muy claro qué esperaba la gente más allá de algo espectacular en lo visual.

Es de esas películas que no molesta haber visto pero que se olvidan con celeridad, una intrascendencia entretenida de un par de horas que bien podéis ver si os gusta el género.

Valoración Personal: 6,5.
Valoración Metacritic: 40


Publicar un comentario