viernes, 11 de marzo de 2016

En Las Montañas de la Locura

A principios de año empecé a leer Lovecraft con la llamada de Cthulhu, un relato que me gustó bastante y me dejó con ganas de seguir con la obra de éste maestro del terror. En ésta ocasión me he puesto con uno de sus escasos relatos largos: En las Montañas de la Locura, y ésta es mi opinión sobre él.

Historia: A modo de memorias se nos narra el viaje a la Antártida de un profesor de la Universidad de Miskatonic junto a varios de sus colegas y algunos alumnos. En dicho viaje veremos cómo poco a poco la expedición se topa con algo que no tiene explicación, algo que les lleva hacia las Montañas de la Locura, lugar donde los descubrimientos seguirán sin parar.

Es interesante leer éste relato como si fueran unas memorias para su publicación de un hombre que ha visto algo realmente horrible e intenta publicarlo para evitar que nuevas expediciones a la Antártida puedan encontrarse con lo mismo que se encontró la suya.

La historia va poco a poco, tomándose su tiempo para describir lo que sucede, todas las pequeñas pistas y descubrimientos que llevan a éste hombre a bordear la locura.

Personajes: Al tratarse de unas memorias no tenemos ningún tipo de punto de vista más allá que el del autor de las mismas. Un hombre de ciencia escéptico ante lo que va encontrando y que intenta narrarlo con el mayor rigor posible, distanciándose en lo posible de su experiencia.

A él le acompañan varios científicos más, pero quitando a un par (el que le acompaña en el tramo final y el que crea un segundo campamento) ninguno llega a más que una simple mención. Incluso éstos dos están carentes de personalidad más allá de lo que hacen. Digamos que la creación de personajes no es lo que más preocupaba a Lovecraft.

Opinión Personal: Lo primero que hay que tener presente cuando uno se lee éste relato es que fue publicado en 1936, algo que le aleja bastante del tipo de narración que se hace a día de hoy y que podría hacer que su lectura fuera bastante áspera. Y es curioso comprobar cómo un libro de casi doscientas páginas sin diálogos puede hacerse interesante, incluso con las pegas que comentaré algo más adelante.

El tipo de narración se hace algo farragoso en ocasiones, ya que Lovecraft pone todo su esfuerzo en crear ambiente, en anticipar lo que está por venir, en ir creando tensión poco a poco dando vueltas a algo que el narrador no se atreve a decir por mucho que ese sea su objetivo principal. Esto puede ser bienvenido cuando el relato tiene menos páginas, pero se hace algo cansino cuando tiene cierta duración. Digamos que le gustaba ir calentando al personal.

En cuanto al relato en sí, estamos ante una buena novela de terror, un relato que me ha parecido algo inferior a la Llamada de Chtulhu pero que sirve perfectamente para entender el universo particular de los Mitos. Precisamente en el tramo en el que se nos narran los primeros años de nuestro planeta a la luz de ciertos descubrimientos es el tramo con más información y a la vez más duro de leer. Un tramo que, eso sí, hace entender mejor muchos de los elementos de su imaginario (y que supongo me vendrá de perlas cuando me ponga con otros relatos del autor).

La mezcla entre el relato de terror y el ensayo científico le dan verosimilitud a la obra, posiblemente lo que más buscaba su autor: crear algo que en la época pudiera pasar por cierto (se citan libros reales y ficticios, así como una mezcla de lugares y personas que dan fondo al relato) al más puro estilo de lo que hizo Stoker con Drácula. Una forma de hacer que el relato se metiera en las mentes de la gente y se preguntara si lo que estaba leyendo era cierto o no.

Lo recomiendo? Creo que no. Es un relato notable, está bien escrito y te entra el gusanillo por saber más sobre los Primordiales y otros seres que se nombran en la novela. Pero se hace algo duro y no es el tipo de narración a la que estamos acostumbrados. Diría que sólo lo recomiendo a los que sientas curiosidad por conocer a éste autor, dicha curiosidad les empujará a seguir adelante donde otros lo dejarían, y a disfrutar con perspectiva de un buen relato de su época.

Los que tengan poco tiempo de lectura y simplemente busquen algo que les divierta o les entretenga no deberían acercarse a las Montañas de la Locura, y menos si no tienen la más mínima curiosidad por saber cómo fueron los primeros relatos que crearon un Universo e influyente incluso hoy en día.

Valoración Personal: 7,8.

PD: Vale la pena decir que éste libro es un homenaje a la única novela de Edgar Allan Poe, también sobre una expedición Antártica.

Publicar un comentario