jueves, 14 de abril de 2016

The Walking Dead T6

Cada vez que me pongo a reseñar una temporada de The Walkind Dead tengo el problema de recordad qué sucedió en la primera mitad de la misma, y es que el parón navideño acaba por hacerse largo. Por suerte, en ésta ocasión la primera mitad de temporada fue bastante buena, así que no he tenido que forzar demasiado la memoria.

Ésta temporada empieza con el grupo protagonista ya instalado en Alejandría e intentando hacer de éste pueblo un lugar más seguro a largo plazo, para ello deben movilizar a un horda zombi cercana y alejarla lo más posible. Dos capítulos repletos de acción y un tercero muy bueno dan a la sexta temporada un arranque espectacular, que baja de golpe con un cuarto capítulo con Morgan de protagonista que aporta más bien poco.

Luego ya toca ir haciéndose con la nueva vida y con lo que son capaces de hacer los supervivientes. Un pequeño tramo de relax y acción de nuevo para terminar la primera mitad por todo lo alto.

La segunda tiene otro rollo. Aquí es importante que veamos que no están solos, que hay más comunidades y que hay una en especial (misteriosa) que se hace llamar los Salvadores que está puteando a las demás. El enfrentamiento está servido.

A lo largo de los 16 capítulos de ésta temporada tendremos algunos altibajos, pero es que sin tiempos de relax y reflexión no podríamos conocer tan bien a los personajes ni se podría preparar una traca que nos impactara. Es en el contraste entre capítulos de hablar y de matar donde The Walking Dead se encuentra cómoda, y creo que nunca ha estado tan cómoda como en ésta temporada.

Del grupo de siempre no me quejaré, siguen siendo igual de carismáticos aunque no salgan tanto como me gustaría. Donde sí cero que falla ésta temporada es en hacer carismático a alguien de Alejandría, creo que nos daría igual a todos que se los llevaran por delante y sólo quedaran los que venimos viendo de hacer más tiempo.

Por el contrario, hay un par de personajes que sí tienen cierta chicha y son de ésta temporada: Negan (y su cuarto de hora) y Jesús (el escapista). Éstos dos se presentan por todo lo alto y sus actores saben darles vida con apenas un par de apariciones (o una).

Creo que estamos ante la mejor temporada de la serie, la media de calidad de los capítulos ha sido altísima y hemos conocido más cositas de nuestros personajes favoritos así como del mundo que les envuelve. Una temporada en la que no han faltado ni escenas de acción, así como evolución en algunos personajes clave. Una temporada que (salvo uno) no ha tenido capítulos aburridos de ponerse a mirar el móvil y que ha sabido trasladarnos la tensión de vivir en Alejandría.

Si una serie con seis temporadas a sus espaldas puede mantener éste nivel, no tenemos por qué sufrir de cara a futuro con The Walking Dead. Es evidente que a Rick y a los suyos seguirán sucediéndoles cosas y que nosotros las disfrutaremos con ellos (o sufriremos, según se mire).

Antes de dejaros tranquilos debo decir que hay un par de cliffhanguers realmente cabrones, el primero en la primera mitad y el segundo en la última escena de la serie. Es una putada porque son cliffhanguers que tardamos en descubrir, no son de una semana a la siguiente, y eso da bastante rabia XD.


Y ya. Os dejo para que me comentéis qué os ha parecido la temporada y para debatir cositas más concretas en los comentarios.
Publicar un comentario