viernes, 15 de abril de 2016

Legión - La herejía de Horus VII

Me pillé un cabreo con la editorial por no renovar (o con Games por no dejar renovar) la licencia de los mundos de Warhammer, tanto Fantasy como 40k, en castellano. Una decisión que no entendía y que me iba a dejar sagas como la que nos ocupa hoy totalmente colgadas y a medias.

Pero como rectificar es de sabios, parece que todo ha vuelto a la normalidad y la Herejía de Horus acabará saliendo en castellano. Y yo acabaré por leérmela.

Historia: El destino de la humanidad pende de un hilo. 

Se avecina una Gran Guerra, un enfrentamiento que devorará al Imperio de la Humanidad. Los marines espaciales de la Legión Alfa, la última y más hermética de toda la hermandad de los Adeptus Astartes, llegan a un mundo enemigo para apoyar al Ejército Imperial en su campaña de pacificación y en su lucha contra unas fuerzas enigmáticas y sobrenaturales. Pero, ¿qué es lo que impulsa los actos de la Legión Alfa? ¿Se puede confiar en ellos? ¿Qué bando escogerán cuando comience la Gran Guerra?

Llama mucho la atención que al empezar a leer la novela aun queden dos años para que sucedan los hechos con los que arranca ésta saga. Es un salto en el tiempo hacia atrás bastante valiente, y más si el foco se aleja (al menos temporalmente) de las legiones de marines espaciales para centrarse en el ejército Imperial más “humano”.

Estamos en una invasión más a lo largo de la Galaxia, una de esas en las que los ejércitos del Emperador se están anexionando un nuevo mundo. Pero es curioso, porque pese a tratarse de un mundo con una tecnología mucho más primitiva, han conseguido frenar lo indecible la invasión.

Seguiremos el punto de vista de varios personajes, la mayoría de ellos una especie de líderes de combate dentro de la legión (como capitanes con sus propias compañías de hombre). Unos hombres de honor que lo único que conocen es la guerra y la lealtad para con su grupo.

En plena guerra las cosas empezarán a complicarse con la existencia de un espía de una organización alienígena desconocida, la entrada de la Legión Alpha (la última en haber sido creada), los secretos del mundo en conquista y, en definitiva, un buen montón de problemas para los personajes principales.

Una buena trama, que sabe desenvolver el espionaje y la política dentro de una guerra en curso, a la par que nos enseña algunas cosas que creíamos saber desde otro punto de vista.

Personajes: En ésta ocasión al pasar el foco de unos soldados perfectos a unos humanos ligeramente retocados, lo que tenemos es que los personajes tienen muchos más claroscuros que los que habíamos visto hasta ahora, haciéndolos más creíbles y mucho más fácil empatizar con ellos.

John Grammaticus: Lo pongo con éste nombre porque es el real, y porque si lo pusiera con otro os spoilearía quién es. Se trata de un espía de la Cábala que lleva unos mil años trabajando para ellos como agente dentro de la humanidad. Es alguien con una misión y unas dotes lingüísticas y psíquicas que le ayudarán a hacerla posible. Un personaje entre dos aguas que se sirve de lo que puede para cumplir su misión.

Peto Soneka: Uno de los dos atamanes (esa especie de capitanes) con protagonismo. Es un soldado veterano y bastante serio que siente la lealtad hacia los suyos casi como una compulsión. Un personaje rígido al que le pasan tantas cosas negativas que se ve obligado a cambiar un poco.

Hurtado Bronzi: El otro atamán. Al contrario que Soneka, éste es mucho más humorístico, tiene algo de sobrepeso y no puede evitar tomar el pelo a los que le rodean (o saltarse las reglas cuando lo ve necesario). Aun así, es buen amigo de Soneka y es capaz de ponerse serio cuando las circunstancias lo piden.

Honen Mu: Una uxor (psíquica que coordina a varios atamanes y ayuda a sus pelotones) encargada tanto de Peto como de Bronzi. Desde sus ojos veremos los altos rangos (al principio, luego les vemos directamente) y los movimientos de los dos anteriores. Es un personaje puente, pero sigue teniendo bastante fuerza.

Legion Alpha: Los astartes de más reciente creación. Unos Marines Espaciales que juegan mucho más con el sigilo y los secretos que las otras Legiones, lo que parece hacerles ideales para que la Cábala intente contactar con ellos. Un misterio de la novela que se irá desvelando poco a poco, con un Primarca (líder de la Legión) algo peculiar.

Flota Imperial: Como he dicho en la sección que habla de la trama, aquí hay ciertos movimientos políticos, así que es de recibo que haya un buen puñado de personajes más. Desde el encargado de toda la flota hasta una uxor enamorada de Grammaticus, pasando por varios encargados de seguridad. Todos son personajes que cumplen una función y nos dan una visión más amplia de lo que es el ejército Imperial fuera de las Legiones de Marines.

Cábala: Un grupo alienígena de milenios de antigüedad que parece querer enviar un mensaje a la Legion Alpha, un mensaje de importancia primordial para el destino de la especie humana y de la Galaxia en su conjunto. Salen muy poco, pero su presencia es evidente durante toda la novela.

Opinión personal: No estoy del todo seguro porque ya no recuerdo del todo las seis novelas anteriores que he leído de la saga, pero creo que hasta el momento ésta es la que más he disfrutado.

Me ha gustado mucho el cambio de escenario, de ir comentando Legión a Legión cómo empiezan en la guerra o cómo se posicionan en la misma, hemos pasado a una historia un tiempo antes, así podemos ver cómo funcionaba todo antes de que sucediese la Herejía, pero sin dejar de ver referencias directas y constantes a lo que será dicha Herejía.

Me ha encantado cómo se comportan los dos atamanes y cómo se nos narra la vida dentro de la flota, ya sea mientras están desplegados en terreno hostil o mientras están en momentos de asueto.

Tiene además de la obvia acción dentro de las novelas de la Herejía (que la hay y bien hecha) una serie de capas de intrigas superpuestas que hacen que la lectura sea muy interesante, lo que unido a unos personajes bien definidos y más identificables que los astartes dan como resultado un libro muy ameno de leer, que engancha y sabe mantener la atención del lector durante toda su longitud.

Y gran parte de la culpa la tiene el autor (Dan Abnett), sin duda uno de los mejores de la franquicia, alguien con el talento suficiente como para atreverse con una historia con incógnitas, espías y contraespías. Un autor que demuestra que se puede hacer una novela de franquicia con cariño e intentando darle un enfoque distinto.

No diré que es un libro imprescindible, y es evidente que si no has leído los anteriores te vas a perder bastantes guiños. Pero me parece una buena opción para ver si la ambientación de la Herejía puede gustarte, y ayuda mucho que todo transcurra antes que en los libros anteriores. Muy recomendable si te va la ciencia ficción, imprescindible si te mola el rollo de los Marines Espaciales.

Valoración Personal: 9.


Publicar un comentario