domingo, 1 de mayo de 2016

Entrenador Carter

Por si no lo sabíais, en su momento jugué a baloncesto (prácticamente veinte años), así que no es de extrañar que sienta cierta atracción hacia las películas que tratan dicho deporte. Y si encima el protagonista es Samuel L. Jackson, pues no tengo excusa.

Entrenador Carter es la típica película biográfica en la que un antiguo jugador de un instituto de mala muerte se hace cargo del equipo con tal de enderezar a unos chicos bastante problemáticos. Un entrenador que prima el futuro de los chicos por encima de los resultados en el campo.

Inicios duros, chavales rebeldes, escenas de solidaridad, hermandad cuando las cosas empiezan a ir bien… nada nuevo bajo el sol que no hayamos visto en mil películas americanas del estilo.
Lo mejor? La figura de Samuel L. Jackson, que llena la pantalla cada vez que aparece y que construye un personaje muy interesante, el auténtico motor de la película.

Porque cuando la cosa va a los problemas de los chicos, la verdad es que cae bastante, y desgraciadamente tenemos tramas que rompen el ritmo de la película y que suprimidas hubieran dado como resultado un producto mucho más recomendable (además de disminuir la exagerada duración de la película para el género que es).

Así, tenemos todo lo que tiene que ver con el entrenador y el baloncesto por un lado: valores, esfuerzo, intensidad… vamos, que da gusto verlo. Mientras que del otro tenemos a un grupo de actores jóvenes sin demasiado talento que hace lo que puede y que sale demasiado.

Personalmente se me ha quedado por debajo de las expectativas, todo el trozo que ya he indicado que sobra hace que salga de ella (mirando el móvil o distrayéndome con cualquier otra cosa), y es una lástima, porque si lo suprimes te queda una peli de ocho. Previsible? Sí. Pero qué esperamos de un metraje de éste género.

Si queréis ver algo centrado en el mundo del baloncesto os recomiendo Hoosiers, y sólo os diría de ver Entrenador Carter si sois muy fans de Samuel L. Jackson.

Valoración Personal: 6,5.


Publicar un comentario