lunes, 2 de mayo de 2016

Unbreakable: Kimmy Schmidt T1

Unbreakable Kimmy Schmidt es una serie que en la vida hubiera visto si no se hubieran juntado una serie de factores. El primero: la recomendación de uno de los integrantes (no recuerdo quien) del podcast “La Constante”. Segundo: falta de una serie de veinte minutos para cenar. Tercero: la facilidad que da Netflix para acceder el contenido. Cuarto: el dudoso honor de ser de la misma gente que hizo 30 Rock.

Con todos éstos elementos a favor Unbreakable fue una serie que acabó pasando por nuestro televisión (en su primera temporada, de momento) y éstas son las impresiones que nos causó.
La premisa de la serie es bastante interesante, contando la historia de unas mujeres que estuvieron encerradas desde su adolescencia (y durante 15 años) en un búnker, engañadas por un reverendo que creía en la llegada del Apocalipsis. Eso son los primeros minutos, porque enseguida pondrán el foco en Kimmy, una de las chicas que harta de la atención y la lástima que despierta decide empezar una nueva vida en Nueva York.

La buena de Kimmy encontrará trabajo como canguro de un chico de familia rica y encontrará vivienda con un negro, gay y actor frustrado (todo en uno).

Una vez colocado el escenario tendremos una serie de capítulos de comedia (más o menos acertados) en los que iremos viendo cómo se va adaptando Kimmy a los nuevos tiempos y cómo va cambiando su vida según conoce a gente nueva o emprende nuevos proyectos.

Sinceramente, la serie no me ha decepcionado porque no esperaba absolutamente nada de la misma, y eso es lo que me ha dado: una serie muy plana, divertida a trozos y que sigues viendo porque en ese momento no tienes nada más a lo que echarle el diente.

Creo que la serie no encuentra su lugar casi hasta el final (con la aparición de Po Yon, un gran personaje), teniendo unos inicios sosos y a los que me cuesta encontrarles la gracia. Ya en la segunda mitad empiezas a empatizar más con los personajes, aunque sin pasarse.

Como he dicho, los personajes no son nada del otro mundo, y tanto sus actuaciones como desarrollo están bastante pasados de rosca (en el tono de la serie) y sobreactuados cosa mala.

Personalmente pienso que es una oportunidad perdida de hacer algo distinto e interesante (o incluso realmente gracioso), ya que partiendo de una idea que está muy bien no llega a explotarse prácticamente nada, o cuando se hace se hace mal.


Una comedia de tercera que no recomiendo empezar, que no molesta cuando entras en su juego pero que estaría en la liga de Suburgatory (o incluso algo por debajo).
Publicar un comentario