jueves, 2 de junio de 2016

Fargo T1

Hay series de las que uno sólo oye hablar bien, de esas en las que la comunidad se pone de acuerdo y cuyas críticas siempre son buenas. Éste es el caso de Fargo, la serie basada en la película homónima y que funciona como una antología, es decir, con temporadas cerradas que comparten universo.

Aviso que intentaré hacer el mínimo de spoilers, y en ningún momento pienso irme más allá del primer capítulo de la primera temporada, pero creo que vale la pena descubrir todos los detallitos de la serie por uno mismo, así que id, vedla, y luego comentad. Si sois de los que preferís ir ligeramente sobre aviso, podéis seguir leyendo.

La serie nos lleva a un pequeño pueblo del interior americano, de esos en los que nunca pasa nada y que perece quedar algo aislado del resto. En dicho pueblo aparece un hombre conduciendo un coche con otro hombre desnudo en el maletero, por cuestión de la carretera el conductor tiene un pequeño accidente, momento que aprovecha el secuestrado para huir. En éstas que el secuestrador decide dejar morir en la nieve al secuestrado, y se va al hospital para que le miren del accidente. Allí conoce a Lester, un vendedor de seguros con una vida poco satisfactoria con el que entabla una conversación, durante la misma a Lester se le dice que si quiere acabar con la vida de aquél que le ha hecho ir al hospital sólo tiene que decir “sí”.

Al poco tiempo el abusón aparece muerto, y Lester empieza a tener una crisis al pensar que ha sido culpa suya, una crisis que termina con su mujer muerta en el sótano de su casa a martillazos.

Y hasta aquí algo del primer capítulo, desde éste punto asistiremos a una serie con varios frentes abiertos, desde la investigación del asesinato por parte de una buena policía del pueblo hasta la transformación que sufre Lester pasando por aquello por lo que el asesino estaba en el pueblo.

La acción transcurre durante el invierno, así que la nieve y los tonos fríos predominan en todo momento, dando una ambientación peculiar al conjunto. Esto, unido a un humor negro muy bien implementado da como resultado una serie con un tono distinto al habitual, que enganchará con seguridad a aquellos que disfrutamos con algunas bromas macabras de Dexter.

La serie no tiene un ritmo demasiado alto, pero no por ello deja de ser fascinante en todos y cada uno de sus capítulos. Un ejemplo perfecto de cómo con un buen guion y un buen casting (del que hablaré más adelante) dan como resultado una serie de esas que uno no debe perderse, un must have en toda regla.

El casting es simplemente perfecto, todos los personajes tienen papeles distintos e interesantes, desde un magnífico Billy Bob Thorton como asesino, un Martin Freeman fuera de su registro habitual demostrando que es un grandísimo actor, unos Colin hanks y Allison Tolman haciendo de policías están geniales. Y luego como secundarios de lujo tenemos también a Bob Odenkirk y Keith Carradine. Un casting de un nivel altísimo en el que no me ha chirriado nadie, que es uno de los principales motivos para recomendar la serie.


No diré que ha sido mi serie en lo que va de año, pero sí que se coloca como firme candidata a serie de éste 2016 si no espabilan las demás. Como he dicho más arriba, ya tardáis en verla, encima es cortita.
Publicar un comentario