lunes, 18 de julio de 2016

Arrested Development T1

Ha costado bastante encontrarla, y es que ya en su momento, cuando pedí recomendaciones de comedias cortitas hubo quien la nombró. Pero el caso es que gracias a la cada vez más presente en mi vida Netflix que he conseguido ponerme a ver Arrested Development. Y aquí mi opinión de su primera temporada.

Ésta primera temporada nos cuenta la historia de una familia con dinero gracias al negocio inmobiliario cuyo padre y presidente de la empresa es detenido por estafar al gobierno. En ése punto, el hijo menor de la familia pasará a hacerse cargo del negocio familiar y de una familia totalmente disfuncional.

Así pues, seguiremos el día a día de la familia Bloom, desde el buenazo del hijo mediano hasta el padre en la cárcel, pasando por un buen puñado de personajes a cada cuál más loco que conforman un grupo cuanto menos curioso.

Básicamente tendremos capítulos auto conclusivos que poco a poco nos irán perfilando tanto el carácter de los personajes como sus relaciones entre ellos, con un humor que ralla a veces en lo absurdo pero que está hecho con la suficiente gracia como para que la serie valga la pena.

De fondo tendremos siempre la trama del delito del padre, así como lo que intenta hacer el que parece el único cuerdo de la familia para sacar adelante al resto de parásitos. Pero no deja de ser una excusa con muy poco peso en el global de ésta primera temporada.

Es una serie divertida, con unos actores que parecen algo pasados de vueltas en ocasiones pero que sirven muy bien para encarnar a éstos personajes con carácter algo paródico.


En general es una de esas series que se dejan ver sin problemas, pero que (al menos en su primera temporada) no tiene el punch suficiente para codearse con las grandes. Una serie de segunda fila perfectamente válida para ponerse mientras uno come.
Publicar un comentario