miércoles, 27 de julio de 2016

El Lobo Solitario y su Cachorro #2

Tras un primer tomo de presentación de la pareja protagonista y del ambiente que les rodea, esperaba conocer algo más de ellos (su pasado) o de una historia transversal a toda la obra en ésta segunda entrega de Lobo Solitario y su Cachorro. Y se ha cumplido, a medias.

Nos volvemos a encontrar con un manga que se basa en capítulos auto conclusivos en los que el protagonista acepta un encargo y lo cumple, y aunque no sea siempre en ese orden como lo vemos nosotros, sí que es, en el fondo, lo que sucede. Por suerte, la calidad de éstos capítulos es lo suficientemente alta como para olvidar que uno está ante una supuesta obra maestra del manga, algo que a mí aún me tiene que demostrar.

Donde sí cumple es en uno de los capítulos. En él veremos cómo tomó la decisión de convertirse en Ronin y qué o quienes le obligaron a hacerlo. Es el capítulo más intenso del tomo con mucha diferencia, y en él nos acercaremos más a la figura del protagonista y su hijo, y entenderemos ese avanzar sin desfallecer jamás que caracteriza a la obra en sus compases iniciales.

Con todo, sigo pensando que de momento no está a la altura de la fama que arrastra. Sí, es un buen manga de samuráis, pero no me está pareciendo mejor que otras obras del género (como la recientemente reseñada en el blog La Espada del Inmortal) o de obras maestras como Bateadores o Slam Dunk. Sí, es todavía pronto ya que apenas he leído un 10% de lo que la obra me puede ofrecer, y es cierto que la estoy disfrutando; pero el tiempo dirá si su fama es merecida o no.

Publicar un comentario