viernes, 29 de julio de 2016

La Ira de los Justos - Apocalipsis Z III

He tardado casi dos años en ponerme con el libro, pero al final llego a la conclusión de la trilogía Apocalipsis Z de Manuel Loureiro. Ha sido un viaje largo, motivado en parte por la ligera decepción que supuso la segunda entrega de la saga. Pero ya sabéis que un servidor es un cansino que no deja nada a medias, tarde lo que tarde.

Así pues, os dejo con mi opinión sobre la novela.

Historia:  Tres supervivientes han logrado salir con vida de unas Islas Canarias arrasadas por los No Muertos. ¿Qué más deberán superar para conseguir sobrevivir en un mundo bajo la amenaza de los zombis? 

Cuando los tres supervivientes creían estar a punto de perecer en mitad del océano, son rescatados por uno de los últimos grupos organizados que quedan sobre la Tierra. Obligados a acompañar a sus salvadores, llegan a una zona donde todo el mundo actúa como si el Apocalipsis jamás se hubiese desatado, pero pronto se dan cuenta de que algo siniestro se oculta bajo ese paraíso. Mientras tanto, a muchos kilómetros de allí, el único país que ha sobrevivido al Apocalipsis empieza a mover ficha para hacerse con el control del planeta. Atrapados en un torbellino de ambiciones, grupos enfrentados, castas y religiones que luchan por la supremacía, pero siempre rodeados por un océano de No Muertos, nuestros protagonistas tratarán de hacer lo que mejor saben: sobrevivir. Lo que no saben es que una nueva plaga asoma en el horizonte…

Con el final de la novela anterior uno podría esperar que las aventuras de los tres supervivientes y el gato hubieran terminado. Pero no, en ésta ocasión se verán dentro de la última ciudad en funcionamiento de Estados Unidos, una ciudad regida por un hombre con poderes cuasi místicos y cuya sociedad esconde un secreto.

Por otro lado tenemos al único país que ha sobrevivido al Apocalipsis, un país que descubre su situación y manda a un grupo militar en busca del tan necesario petróleo para poder seguir funcionando.

La trama sigue el esquema de la de los libros anteriores, con los protagonistas yendo de un lado para otro casi empujados por el destino hasta que se topan en el camino de algo que les supera y a lo que deben enfrentarse. Por suerte, incluso con los añadidos “sobrenaturales” de ésta novela, el autor consigue hacer un elenco de secundarios (tanto buenos como malos) interesante y una situación que, aunque sea pillada por los pelos, consigue enganchar desde principio a fin.

Más que digna para el final de la trilogía y netamente mejor que la segunda entrega.

Personajes: Como he dicho hace un momento, uno de los puntos a favor de la novela es conseguir que los secundarios interesen, además de seguir viendo cómo se desenvuelven los protagonistas en un entorno tan hostil como es éste. Vayamos con los personajes principales, de los que intentaré decir lo máximo posible sin entrar en el terreno de los spoilers.

Como curiosidad decir que veremos capítulos desde el punto de vista de bastantes más personajes que en novelas anteriores, entre ellos los que comento a continuación.

Protagonista: El hombre sin nombre que ejercía la abogacía y que empieza la novela en un barco con una chica apenas adulta, un ucraniano ex militar y su gato. Un grupo variopinto pero que se aviene bien.

Éste personaje parece tener una suerte endemoniada, pero acabas viendo que es más el deseo de vivir lo que le hace seguir adelante que cualquier otro elemento.

Lucía: Tiene menos protagonismo aunque sin ella no se precipitarían los acontecimientos de la segunda mitad de la novela. La chica parece que va cogiendo carácter y es incapaz de ponerse en la piel de su pareja y pensar con frialdad antes de actuar.

Mendoza: Un mejicano que trabajo en la última ciudad en pie de EEUU. Se trata de un hombre temperamental y apuesto que enseguida se fija en Lucía. Demostrará ser un idealista que hace lo que puede, aunque en más de una ocasión se le vaya de las manos.

Green: El reverendo que llegó a la ciudad y la organizó porque creía que Dios le hablaba. Por suerte para él, la presencia de una base militar cercana y ciertos materiales de construcción hicieron que su “plan” saliera bien, y ahora es el líder de una sociedad que debe compartir sus ideas.

Víktor: El piloto ucraniano y hombre de acción también tiene algo menos de protagonismo que en los dos libros anteriores. Aun así se confirma como el hombre que querrías tener al lado cuando las cosas se tuercen.

Potencia extranjera: No diré cuál es, porque la explicación está muy bien traída. El caso es que veremos cómo mandan a un grupo de soldados a capturar la ciudad y averiguar de dónde están extrayendo sus suministros. El personaje principal y al que seguiremos en varios capítulos es un general con miedo al fracaso que dirige a sus hombres con mano de hierro.

Policía militar: En la ciudad dirigida por el reverendo Green hay una especie de policía militar, unos hombres armados que mantienen la paz dentro de los muros de la ciudad. Su líder destaca entre los demás, un personaje bastante sádico y con ciertas ideas políticas con las que espero ninguno de vosotros comulgue. Eso sí, es un cabronazo duro de pelar.

Opinión Personal: La verdad es que no esperaba nada de ésta novela. La primera me había gustado mucho, sobre todo el tramo inicial en el que se narraba cómo el mundo se había ido a la mierda y cómo lo había vivido un abogado de Galicia. Una novela repleta de acción y tensión que se merecía la fama que había cosechado.

Por desgracia, la segunda entrega no me pareció a la altura, contando con demasiados Deus Ex y planteando una serie de situaciones para nada tan interesantes como las de la primera novela.

Pues bien, en ésta tercera entrega se logra volver a crear un cuadro realmente interesante, con una ciudad superviviente que ha creado una sociedad cuanto menos curiosa a las órdenes de lo más parecido a un telepredicador y un país que quiere volver a salir de sus fronteras y dominar el mundo, al ver que apenas quedan unos grupos de humanos sueltos por el planeta.

Pero no sólo se queda ahí. También plantea qué pasaría con los zombis pasado un tiempo y si habría alguna posibilidad de detener la enfermedad. Dos cuestiones importantes que no se habían tocado en la saga hasta el momento.

El resto lo de siempre: el grupo protagonista contra el mundo (en un momento u otro) sobreviviendo y saliendo adelante a fuerza de voluntad y de todo lo que han pasado anteriormente. Una novela que me reconcilia tanto con la saga como con el autor y que me hace tener ganas de leerme lo siguiente que haya publicado.

Recomendable? Creo que a cualquiera al que le guste el género zombi se lo pasará bien, acción, tensión y unos protagonistas carismáticos dentro de un mundo bien pensado. Eso sí, no le pidáis que quede todo bien atado o que el autor no haga trampas de vez en cuando, porque eso os lo encontraréis sí o sí en todos los libros de la saga.

Valoración Personal: 8,1.

Publicar un comentario