martes, 2 de agosto de 2016

Fairy Tail #46

Sigue Fairy Tail con la historia de los demonios del libro de Zelef y su plan para destruir la magia del mundo mediante unas bombas. Pero es algo que ha pasado a un segundo plano durante éste tomo cuarenta y seis, aquí lo que ha importado es la historia de Gray y su padre.

En éste tipo de historias más cortas Mashiba sabe moverse bastante bien, utilizando personajes principales, poniendo secundarios sacados de la manga y haciendo una trama que no sólo aporta trasfondo al personaje principal, sino que le hace avanzar e incluso nos da alguna escena emotiva.

Y éste ha sido el caso de éste tomo. La historia de Gray, aunque esté muy pillada por los pelos se nos cuenta de una forma muy amena, durante múltiples combates en distintos sitios, con el del mago de hielo en el centro. Es algo que se lee del tirón, sin apenas darte cuenta y sin detenerse, porque si te detienes empiezas a verle las costuras y ya no lo disfrutas.

Como digo siempre que comento un tomo de Fairy Tail, me lamento de que éste mangaka no tenga a un editor o a alguien que le ayude a planificar las historias mejor, porque la sensación de improvisación constante puede llegar a agotar en una obra con cuarenta y seis tomos a sus espaldas. Enemigos cada vez más poderosos, amigos carismáticos, aventuras, momentos emotivos, buena acción… en un ciclo que se repite y que no permite a la trama avanzar ni a nosotros ver que la obra se dirija hacia algún sitio.

Pero bueno, tomo divertido y bien dibujado para leerse sin pensar; ideal para llevarse a una piscina en verano.

PD: Lo del fanservice es de vergüenza ajena.


Publicar un comentario