lunes, 12 de septiembre de 2016

Blue Mountain State T1

Una de las cosas que tiene Netflix es que acabas viendo series porque están allí más que porque hayas oído hablar bien de ellas o simplemente te suenen de algo. Y ese ha sido el caso con ésta primera temporada de Blue Mountain State.

La serie (de veinte minutos de duración por capítulo) nos traslada a la típica universidad americana donde los jugadores de Futbol Americano son los reyes del cotarro. Una de esas con una gran historia y un montón de títulos a sus espaldas. Es allí donde el protagonista y su amigo van, el primero con la esperanza de desfasar todo lo posible como quarterback suplente y el otro, bueno, el otro para o que suceda.

Y ya está, con esto tenemos una comedia al más puro estilo American Pie, con chicas semi desnudas, chistes escatológicos, humor muy tonto, drogas, alcohol y un protagonista que sólo quiere disfrutar rodeado de un grupo de gente que es de todo menos deportista y sana.

Los capítulos son autoconclusivos, con tramas bastante tontas que sirven de excusa para ver a los personajes en distintas situaciones y cómo trata el campus a sus estrellas. Una crítica muy evidente del star system en las universidades que se pierde por lo brutos que son los personajes y lo tontos que son los capítulos.

Con todo, si habéis disfrutado de cualquiera de las películas de American Pie, os encontraréis una serie muy ligera, para ver con amigos (preferiblemente) y echarse unas risas con lo imbéciles que son todos.


La recomiendo? Evidentemente no, pero yo seguiré viéndola, ya que al menos ha conseguido entretenerme y dura muy poquito.
Publicar un comentario