viernes, 30 de septiembre de 2016

Dune

Uno de los grandes clásicos de la ciencia ficción al que siempre le he tenido respeto ha sido Dune, una saga que recibía multitud de elogios por su primera parte pero que parece, poco a poco, iba cayendo en decadencia.

Pues bien, armado de valor y teniendo claro que me lo tomaría como una novela sola, me acerqué a Dune. Y ésta es mi opinión.

Historia: Arrakis: un planeta desértico donde el agua es el bien más preciado, donde llorar a los muertos es el símbolo de máxima prodigalidad. Paul Atreides: un adolescente marcado por un destino singular, dotado de extraños poderes, abocado a convertirse en dictador, mesías y mártir. Los Harkonnen: personificación de las intrigas que rodean el Imperio Galáctico, buscan obtener el control sobre Arrakis para disponer de la melange, preciosa especie geriátrica y uno de los bienes más codiciados del universo. Los Fremen: seres libres que han convertido el inhóspito paraje de Dune en su hogar, y que se sienten orgullosos de su pasado y temerosos de su futuro.

Estamos ante un libro curioso en cuanto a su ambientación, y es que tenemos un mundo y relaciones eminentemente fantásticos pero con elementos tecnológicos que nos trasladan a la ciencia ficción. Así, en su desarrollo estamos ante algo muy similar a un libro fantástico al uso, pero al que le han añadido viajes espaciales y una sociedad dividida en varios planetas.

La trama nos plantea la caída de la casa Atreides a mano de los Harkonnen, seguida desde la figura de Paul (el heredero de la casa), un chaval que es el resultado genético de siglos de perfeccionamiento de la especie humana. Dicho chico deberá hacer frente a los peligros de su nuevo planeta a la vez que planea la venganza contra los Harkonnen, descubriendo en el proceso el funcionamiento (y a las gentes) del planeta Arrakis.

Todo esto se irá desarrollando en una trama compleja, que esconde varias capas que iremos descubriendo según avancemos página a página. Una trama interesante y que cuenta como mayor virtud con unas ideas interesantes y unos personajes muy potentes (además de la creación de un mundo y un universo ricos e interesantes, que no me extraña explotara con novelas subsiguientes).

Personajes: Son unos cuantos los personajes interesantes de la novela, personajes con tramas propias (y objetivos propios) que bien merecería hablar de ellos. Pero como me parecería excesivo meter a veinte personajes en un comentario de un par de páginas (que es lo que hago yo), os dejo con los que me parece más interesantes:

Paul Atreides: Hijo del duque que dirige su casa, Paul ha sido entrenado desde pequeño hasta el punto de ser capaz de cosas que un ser humano normal no podría hacer. Pero es que parece que no es normal, que puede ser aquél que se ha estado esperando. Un hombre que lo hace todo bien pero que se ve encerrado en lo que el destino espera que sea.

Dama Jessica: Madre de Paul, una mujer que ha recibido el mismo entrenamiento que su hijo y que se convierte en una figura de poder, tanto para éste como para los nativos del desierto. Una mujer que se desvive por la familia y que ha tenido que hacer algunas cosas que no querría haber hecho.

Barón Harkonen: El villano principal de ésta novela, un hombre orondo que va sobre un palanquín volador. Un hombre de gustos sexuales no habituales. Un hombre inteligente y peligroso como pocos que ha tramado un complot para destruir a su casa rival.

Chani: Miembro del pueblo del desierto (los Fremen), es una chica de la que se enamora Paul. Una mujer fuerte de carácter y de actitud que le da la réplica al protagonista.

Otros: Como he dicho, son multitud los personajes interesantes, desde el sobrino de los Harkonen hasta el emperador pasando por el padre de Paul o algunos de los sirvientes de su casa.

Opinión Personal: Puedo entender por qué se ha convertido con los años en una auténtica novela de culto: tiene unos personajes interesantes, buena trama, fantástica ambientación… y debajo de todo una serie de ideas y pensamientos que sabe transmitir sin echárnoslos a la cara. Pero debo decir que esperaba mucho más de ésta novela.

Posiblemente mi problema venga más con la densidad o la dificultad para avanzar en ella. No es que tenga un vocabulario complicado ni sea difícil por tratar temas más allá de mi comprensión. Es que es densa, una de esas que se recrea mucho en cosas sin demasiado interés (al menos para mí) hasta el punto de hacerme perder el hilo de la acción.

Y es una pena, porque si hubiera sido escrita por otra persona estoy convencido que estaría diciendo que me ha encantado. Desgraciadamente, no es así.

Es posible que el problema sea mío, y que en ningún momento he llegado a sentirme atrapado por las páginas de Dune ni por su mundo, pero el caso es que me he encontrado con un libro árido que no ha acabado de transmitirme lo que se supone debía hacer.

Y me alegro. Me alegro porque de haberme gustado más me habría metido de cabeza en su universo (lo que me ha parecido más interesante), teniendo por delante una serie de ladrillos (por volumen) que, de éste modo me consigo ahorrar. Es un pensamiento cínico, lo sé, pero al menos es positivo.

Entonces, porqué le pongo un notable? Por la construcción del mundo, lo original que es Arrakis y sus gentes y lo que me han gustado muchos de sus personajes. Además, la trama es buena, simplemente no ha conectado conmigo.

Lo recomiendo? No puedo. Miraos reseñas más positivas que la mía, porque es posible que os convenzan, o probad con el primer capítulo y, si os gusta, tirad para delante.

Valoración Personal: 7.

PD: Soy consciente de que me he dejado multitud de elementos por comentar o apuntar, como pueden ser los Gusanos de Arena, las creencias de los Fremen, lo que es una Bene Gesserit o el funcionamiento de las casas en el Imperio. Pero considero que son cosas de ambientación que vale la pena descubrir, incluso lo considero lo mejor de la novela, así que prefiero no decir casi nada para que, si os acercáis a ella, no tengáis ideas preconcebidas.
Publicar un comentario